Temas: ,

Entre las obras con las que Martín Insaurralde publicita su gestión como intendente está el parque Finky, un predio recreativo recién construido detrás de la cancha de Temperley, custodiado por un también nuevo “cuerpo de seguridad municipal”. El 26 de enero, el policía municipal Marcelo Fabián Beltrán detuvo a dos menores, una nena de 13 años y su hermanito de 9, los llevó a un lugar apartado, y violó a la nena.

Los chicos volvieron a su casa y contaron todo. Un hermano mayor fue al parque con el nene, el cual señaló al violador, que en ese momento hacía guardia tranquilamente en una garita. El hermano de los niños llamó a la policía y se atravesó en la entrada de la garita impidiendo que Beltrán se fuera hasta que la policía llegó. Cuando el muchacho lo acusó, la respuesta del violador fue: “Creí que era una chica de la calle”.

Beltrán está con prisión preventiva hasta el 22 de febrero, pero la Justicia cambió la carátula de la causa, de violación a intento de abuso, a pesar de no haberle tomado declaración a la víctima.

Según el reglamento de este cuerpo de seguridad municipal, los agentes deben patrullar de a tres, y Beltrán estaba solo. No deben bajar del cuatriciclo cuando se movilizan por el parque, y el de Beltrán registra haberse detenido 40 minutos a la hora en que los niños denuncian la violación.

A pesar de esto, el violador no ha sido expulsado de la policía municipal ni pasado a disponibilidad, ni nada. No hay sanciones por parte del municipio.

Mientras el gobierno llena las calles con las fuerzas de “seguridad” para reprimir las protestas que empiezan a crecer, esas fuerzas muestran su verdadera cara cada día con más brutalidad. La “amable” policía municipal, la que iba a estar “más cerca de los vecinos”, arranca igual de corrompida que las otras. En los distritos de la zona sur del conurbano, ya llueven las denuncias por abusos de poder de los policías locales. Las advertencias de los intendentes acerca de que “no es una policía” porque “no pueden portar armas”, no impidieron que Beltrán violara a una criatura. Su única “limitación”, según sus propias palabras, consiste en fijarse que sus víctimas sean “de la calle”.

La Justicia patriarcal, por supuesto, ya está haciendo su parte para proteger al violador, decidiendo que solo hubo un “intento de abuso” sin haber escuchado a la víctima ni a sus familiares.

El martes 11 Las Rojas y otras organizaciones estuvimos en la Municipalidad de Lomas de Zamora desde las 9 de la mañana, acompañando a la familia de la nena. A pesar de la lluvia, la batucada, los cantitos y las pancartas fueron llamando la atención de la gente que pasaba por la zona y que se encontraba en la municipalidad. Después de más de dos horas de agitación, denunciando la responsabilidad del municipio y de Insaurralde en este hecho aberrante, fuimos recibidas por el jefe de gabinete y otros funcionarios, que no quisieron asumir ninguna responsabilidad en el caso ¡a pesar de que el policía violador ni siquiera fue despedido del cargo!

Fernanda, hermana de la víctima, declaró: “Cuando voy a Finky, en los camiones dice policía municipal, aunque ellos en la reunión negaron que fuera policía. Pero es obvio que ahora van a decir a todo que no. Más que nada el motivo es para exigirle justicia a la municipalidad como responsable, porque es un empleado de ellos; aunque digan que no, para mí es así y para la mayoría de la gente es así.”

–¿Con qué objetivos decidiste comenzar este camino de movilización?

F: –Lo que más quiero ahora es el cambio de carátula a violación. A mi hermana la violó, y no sé cuánto tiempo de condena le dan a alguien por intento de abuso, creo que así va a salir en libertad.

–De las respuestas que obtuviste en la municipalidad, ¿qué pensás?

F: –En muchas cosas no estoy muy de acuerdo, porque a lo que más iba yo es al hecho de que ellos sí pueden hacer algo; son responsables, son empleados suyos. Pero lo que sé es que hay que seguir, no quedarse con eso, no conformarse con lo que me dijeron. Hay que seguir peleando hasta que se haga justicia. Y que no pueda violar a nadie más.

–¿Te parece que sirve seguir sumando a otros sectores? ¿Sentís el apoyo de la gente ante el caso?

F: –Sí, eso seguro. Estoy muy agradecida con Las Rojas, para mí esta movilización fue una ayuda muy grande, porque el jefe de gabinete no me iba a atender a mí sola como nos atendieron hoy; aunque él diga que sí, todos sabemos que no nos iba a atender, pero con la movilización sí.

–¿Cuál es el próximo paso de esta pelea?

F: –Ahora hay que ver qué pasa el 22, el día que se termina la preventiva; si Beltrán sale, el municipio no se va a hacer cargo. Ojalá logremos que no salga. Hay que pelear para que siga preso.

Las organizaciones presentes en la marcha acordamos una reunión para extender esta lucha y difundirla a los vecinos, sindicatos y centros de estudiantes de la zona, y que se sumen a la próxima movilización.

¡Perpetua para Beltrán!

¡El gobierno es responsable: destitución del violador y demás policías que patrullan el parque!

¡Desmantelamiento de la policía municipal! ¡Aumento para los trabajadores, no para los represores y violadores uniformados! ¡Presupuesto para trabajo y educación, no para la represión “municipal”!

¡Por un movimiento de mujeres en las calles, aliado al movimiento obrero y popular!

 

Las Rojas zona Sur

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb