El paro en las provincias de Neuquén y Río Negro fue contundente.Al paro de transporte,bancarios y estatales se sumó también el de los petroleros anunciado por Guillermo Pereyra,que ya está hablando de un nuevo paro de 36 horas, mostrando que la presión por abajo es sustancial ya que los petroleros son los que más sufren el impuesto al salario y se impone la discusión sobre este impuesto cada vez que se habla de aumento salarial. La CTA Neuquén junto a la burocracia K de Guagliardo en ATEN se plegó al paro pocos días antes, para esquivar el costo político de carnerear la medida de fuerza.

Desde el Nuevo MAS participamos del corte del puente Neuquén-Cipolletti alrededor del mediodía. EL acto realizado al finalizar el corte organizado por la CTAmichelista de Río Negro encabezada por Aguiar contó con el apoyo del FIT para cerrar dicho acto sólo a las representaciones sindicales con la excepción de la diputada de dicho frente. Este abordaje oportunista del Frente de Izquierda se plegó acríticamente con una intervención estrechamente sindicalista a la política del PCR y la CTA Micheli de oposición al gobierno K pero sin independencia de clase, al contrario de lo que se expresó en el resto de los cortes en todo el país. Una vez más el Frente de Izquierda se para lejos de dar la pelea política por la independencia de clase.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb