¡Reincorporación ya!

Días previos del retorno de las vacaciones, el 23 de enero,  la patronal de la autopartista alemana Kromberg and Shubert despidió a 54 trabajadoras y trabajadores, entre efectivos y contratados. Argumentando baja de producción para todo el 2014. En la planta, ubicada en el parque industrial de Pilar, trabajan aproximadamente 300 operarias y 150 operarios que producen los mazos de cables para las unidades de las también empresas alemanas Mercedes y Volkswagen. De los 54 despidos la mayoría son madres y jefas de familia que en este momento quedaron sin trabajo.

La lucha comenzó

Al momento de ir recibiendo los telegramas las y los trabajadores comenzaron a organizarse y a luchar.

De esta manera, se ha cortado el parque industrial de Pilar, volantearon la fábrica para explicar a sus compañeros lo que sucedía.  El día jueves 16 de enero se manifestaron en el centro de Pilar y se entrevistaron con el intendente Zucaro.

Pero como era de esperarse sus reclamos y su lucha no se hacía visible, quedaba muy encerrada en la Zona Norte y no tomaba conocimiento público más allá de la zona.

Desde la necesidad de producir la atención de la sociedad, los trabajadores convocaron a concentrarse y cortar Callao y Corrientes el día 22, aprovechando la audiencia pautada por la burocracia del Plástico y las patronales en el Ministerio de la Nación.

Corte y acampe en el Ministerio

Desde muy temprano el día miércoles 22 las y los trabajadores cortaron la Av. Callao en la intersección con Av. Corrientes; trabajadores de diferentes fábricas, comisiones internas, delegados, estudiantes y el Nuevo MAS, entre otros, acompañaron dicha acción. En ese lapso los despedidos lograron hacer visible su reclamo ante la sociedad: la reincorporación inmediata de todos los despedidos.

Luego se marchó hasta el Ministerio de Callao ubicado a un par de cuadras y allí se cortó la avenida peticionando que se dejara participar de la audiencia a los despedidos. La jornada fue extensa y agobiante pero la voluntad de lucha de las trabajadoras fue una demostración de fuerza increíble: 12 horas de corte, donde hubo que hacer frente a las maniobras burocráticas y del Ministerio.

Enfrentamiento al conciliador y a los burócratas del Plástico

Una de la razones de la duración de la jornada, tuvo como protagonista a la burocracia entregadora del Plástico y al conciliador del Ministerio, que levantaron la audiencia pautada para las 14 horas, pasándola a las 17 horas, con el objetivo de quebrar la fuerzas y que se levantara todo.
Pero la decisión ya estaba tomada; las trabajadoras permanecerían allí hasta la hora de la audiencia, con quienes los acompañaran. Dicha decisión surgió alrededor de las 10:30 horas, cuando una de las organizaciones políticas intervinientes les propuso a las compañeras levantar y volver para la audiencia pautada a las 14 horas. Desde otro sector se planteó mantenerse allí, porque de irnos casi nadie volvería, y quedaría desdibujada la acción. Las trabajadoras escucharon a todos, se retiraron  un poco y en un claro ejemplo de democracia obrera, tomaron la resolución de quedarse.
A partir de allí el conciliador y la Policía operaron todo el  tiempo para intentar quebrar y desmoralizar a las y los trabajadores. Cerca de las 16 horas el conciliador bajó de su  oficina y en una suerte de audiencia, charló con los despedidos en la vereda, “ninguneando” a los mismos, quienes le explicaron la situación. Dicho personaje no se inmutó ante la angustia de las despedidas, dejando en claro que los autorizados para hablar eran los delegados del Plástico y diciéndole a los trabajadores que ellos eran un número más.

La burocracia del Plástico no se aguantó la presión de los despedidos

Sobre el filo de las 17 llegó la patronal, para tratar de justificar lo injustificable frente al Ministerio; mejor dicho, hacer el circo en conjunto con el conciliador y los delegados del Plástico. Tratar de darle forma al absurdo de los despidos, justificándose detrás de la baja de producción para el 2014, desmintiendo la puesta en marcha de una nueva cinta para producir más, tratando de desmentir la incorporación de nuevos trabajadores, y lo más brutal, que llegaba tarde porque estuvo reunido con la gerencia de Toyota para intentar cerrar un acuerdo.
Pasadas las 17 horas llegó la burocracia del Plástico, desafiante y molesta, porque las y los despedidos estaban allí exigiendo ingresar a la audiencia; en medio de enojos y bravuconadas los delegados del Plástico tuvieron que aceptar que una comisión de tres trabajadores despedidos ingresara a la audiencia. Durante dos horas de reunión los trabajadores despedidos soportaron el asedio y los aprietes de los delegados. Pero lograron imponer con su presencia una presión para que los delegados del Plástico, en contra de su voluntad, peticionaran oficialmente en el acta la reincorporación de los despedidos. Para las y los trabajadores de Kromberg, la jornada dejó varios puntos positivos, ya que los objetivos planteados se cumplieron en parte. La realización del corte de Callao y Corrientes logró dar visibilidad al conflicto que lleva tres semanas, plantarse todo el día en el Ministerio forzó y obligó a la burocracia del Plástico y al conciliador incluir a los despedidos en la audiencia y en contra de su voluntad peticionar en el acta la reincorporación de los despedidos y se quedó para una nueva audiencia para el jueves 30.

Cómo se continúa

Desde el Nuevo MAS consideramos que no se debe depositar ni un gramo de confianza en los delegados del Plástico, en sus elecciones, en el Ministerio de Trabajo y sus funcionarios, que la presión no debe cesar un minuto, que sólo con la lucha se conseguirá la reincorporación.

Uno de los aspectos importantes será todas las tareas de difusión, solidaridad y de fondo de lucha, para que esta pelea no sea vencida por las necesidades económicas de los compañeros. En ese sentido fue muy exitosa la fiesta que se realizó en la casa de una trabajadora el sábado pasado, donde mas de 60 personas, entre ellas varios despedidos y no despedidos de la fábrica compartieron un rato de confraternización y colaboraron con el fondo de lucha consiguiendo recaudar un importante suma. Una de las tareas prioritarias será entonces continuar con el fondo de lucha.

La otra parte clave para llevar esta lucha a la victoria está puertas adentro de la fábrica, con los compañeros que no están despedidos. Más que nunca los trabajadores despedidos necesitan de sus compañeros ocupados, son ellos los que tienen la llave del triunfo: imponerle un paro a la burocracia del Plástico. Ahí es donde realmente le duele a la empresa.

Sabemos que no es fácil, pero uniendo los reclamos de condiciones de trabajo, de salario y el de los despidos hay que ir trabajando en ese sentido. Porque los compañeros que quedaron adentro tienen que saber que si pasa este ataque el próximo va a ser para ellos mismos. Van a ir por empeorar las condiciones de trabajo, el mal trato y sobre todo el salario. Hay que preparar el paro por la reincorporación pero también en defensa propia. Para que no haya más despidos y no impongan peores condiciones laborales.

Por último y ante una nueva audiencia, queríamos recordar lo que decíamos en julio del año pasado tras la traición de la burocracia de la CTA y del Plástico: “Toda gran lucha deja enseñanzas y la de Kromberg no será la excepción. En el invierno se cerró un capítulo, pero ahora el libro se sigue escribiendo. Si bien en todo conflicto hay un momento de negociación, la misma surge porque los trabajadores les piden a los patrones que se sienten a negociar, porque las empresas siempre actúan de hecho. Te aumentan los ritmos de producción sin preguntar, y te despiden a  su gusto, sin reparar en nada. Obligar a la empresa a sentarse con los trabajadores es todo un avance, un logro de la lucha, pero es sólo el principio, no el fin. Es el indicativo de que se va por el buen camino, que empezás a lograr poner la relación de fuerzas a tu favor” (SoB, 25/07/13).

A la patronal le está fracasando su política de comprar compañeros, hay un sector de activistas que siguen firmes. Si la patronal se sienta en el Ministerio es para intentar derrotar a las y los trabajadores por otros medios. Desde ya su objetivo es mantener los despidos, mantener las condiciones paupérrimas en las que se trabaja, el nuestro es apoyar a las y los compañeros para que ganen. Hay que redoblar la solidaridad con las trabajadoras y trabajadores de Kroshu, ellos deben ganar.

 Laura, delegada docente y Jorge “Chupete” Ayala, delegado FATE

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb