Temas: ,

 

 

El 9 de marzo se realizó una gran movilización de Congreso a Plaza de Mayo, impulsada y organizada por el espacio unitario del conjunto de las agrupaciones independientes del movimiento de mujeres. En la jornada de lucha por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora unas 5 mil personas llegaron a la Plaza con una serie de consignas empezando por el derecho al aborto, reclamando el fin de la violencia hacia las mujeres, los derechos de las mujeres a acceder a trabajo genuino, el desmantelamiento de las redes de trata para explotación sexual. Pero la marcha y toda la jornada dijeron mucho más y queremos aprovechar para hacer una serie de reflexiones sobre la lucha por los derechos de las mujeres en el marco del fin de ciclo K.

El fin de la dékada chamuyo

Veamos a qué se dedicaron los distintos sectores del kirchnerismo y del gobierno. Desde que asumió el gobierno K, hace doce años, la gran batalla de las militantes y figuras del kirchnerismo dentro del movimiento de mujeres fue intentar que el movimiento saliera de las calles. Primero llamando a confiar en el ministro de Salud Ginés que se declaraba pro aborto, pero que nunca sacó los pies del plato; más adelante intentando que el movimiento confiara en el “cabildeo parlamentario”. Luego, queriendo convencer de que el misoprostol es el aborto fácil, seguro y casi legal. Con la cooptación de un sector importante del movimiento, los k redactaron y sancionaron leyes que supuestamente iban a mejorar la vida de las mujeres, pero que en el mejor de los casos quedaron como archivo de letra impresa que nunca se aplica, se aplica a medias, o se utiliza para darle más poder a la Iglesia. Como es el caso de la ley de emergencia en violencia de género, que terminó sirviendo de excusa para que varios gobiernos provinciales le dieran más plata a la iglesia católica. Como mal chiste del fin de ciclo K, María José Lubertino y otras agitaron que el 1M se venía un gran anuncio sobre el derecho al aborto. El conjunto del movimiento tenía claro, luego de 12 años de farsa en cuotas, que ese anuncio no llevaría a ningún lado. Para que no quedaran dudas, las declaraciones del flamante ministro de Salud Daniel Gollán, quien dijo que iba a promover un debate “serio” sobre el aborto, fueron desmentidas en menos de cinco horas por el también flamante jefe de gabinete Aníbal Fernández. Nuestra compañera Manuela Castañeira ya lo había dicho esa misma mañana, no confiábamos en las palabras de Gollán ni en los intentos de conjuro de Lubertino. Las militantes K, en el Día Internacional de la Mujer trabajadora, sin margen para aparecer en las calles, estuvieron de grandes actividades: en programas de radio para propagandizar sus candidaturas, en charlas en el ministerio de Justicia para presentar concursos multimedia, en conferencias de prensa para prometer nuevas leyes con la CTA oficialista, en alguna plaza perdida en los límites de la Ciudad de Buenos Aires para hablar con cuatro vecinos…

Los actos del gobierno y del peronismo por el Día de la Mujer estuvieron a cargo de los clásicos. Mario Ishii, vitalicio intendente de José C. Paz y gran protagonista en la interna del FpV, organizó un acto masivo en su localidad para “homenajear a la mujer paceña” (sic) y decirles a las mujeres que ni se les ocurra luchar contra el ajuste al pueblo trabajador (“no caigan en la desesperanza” “ya se bancaron la miseria de los ‘90”) y llamarlas a apoyar al gobierno nacional. Por su lado, Scioli organizó su propio acto en Escobar. La principal oradora fue Karina Rabolini, que se dedicó a decir paparruchadas del tipo “destacar la importancia de la mujer como protagonista del pasado, presente y futuro de la Argentina, un país en el que día a día crece y se destaca su participación en todos los ámbitos”. Ahí nomás el hermano de Scioli, Nicolás, tuvo la caradurez de destacar la labor de Daniel… ¡con las comisarías de la mujer! Si hay lugar peligroso en el mundo son las comisarías de la mujer de la provincia de Buenos Aires, donde hay todo tipo de abusos, revictimización, desdén y desamparo para las mujeres que llegan a denunciar. Más que comisarías de la mujer, esos verdaderos antros, deberían llamarse “oficina de amparo a violentos, violadores y futuros femicidas”. Otro peronista, pero de la línea Massa, el intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, hizo también un acto en el municipio y remató “el espíritu de esta jornada es destacar a la mujer en sus distintos roles, pero fundamentalmente como un bastión imprescindible para la familia”.

Ni 18F ni 1M, movimiento de mujeres independiente y de lucha

El punto de inflexión para el movimiento fue la gran movilización del 1 de noviembre de 2012, un año después de que el kirchnerismo dejara caer el proyecto de ley de derecho al aborto por orden de su santísima jefa Cristina. El conjunto de las organizaciones del movimiento empezamos a trabajar en forma unitaria, construyendo espacios de organización para la lucha. Ese espacio fue el que organizó las movilizaciones de los 8 de marzo, 28 de septiembre, 25 de noviembre, todas las fechas de lucha de las mujeres. Y también en algunos casos las peleas por luchas específicas, como la libertad de las Hermanas Jara, la lucha por Rocío Girat, por los casos de aborto no punible que ni los hospitales, ni los gobiernos, ni la justicia respetan.

Desde Las Rojas siempre pusimos el cuerpo y la energía para que la unidad fuera posible, pero sin bajar nuestras ideas. El debate previo a esta última movilización estuvo cruzado por la crisis política desatada tras la denuncia y muerte de Nisman. Desde algunos sectores, fundamentalmente el FIT, y sobre todo encabezado por Izquierda Socialista, se intentó que el documento de este año tuviera un carácter casi reaccionario de agradecimiento al 18F. Con argumentos como que “es el gobierno el que gobierna” o “el Gobierno de Milani” (como si Cristina fuera una empleada del milico represor) se intentaba ocultar que hay un sector profundamente patronal y reaccionario, alrededor de la corporación judicial y acompañado por figuras como Macri, que están bien lejos de los derechos de la población trabajadora y de las mujeres también. Fue el debate en el espacio unitario el que permitió finalmente una convocatoria y un documento que reflejaron la importancia de construir un movimiento de mujeres en las calles, que sea de lucha y que sea independiente tanto del gobierno K como de todo sector patronal. Así el documento leído en la Plaza de Mayo denunció la situación de despidos, ajuste, doble y triple jornada laboral para las mujeres y la necesidad de luchar junto al conjunto de los trabajadores contra el ajuste y por trabajo genuino y vivienda para las mujeres.

Por supuesto, se denunció el rol del gobierno y de la oposición frente a la lucha por el derecho al aborto, por la absolución definitiva de Susana, María y Claudia de Jujuy y por la aplicación efectiva de los protocolos de aborto no punible a nivel nacional, provincial y municipal. Además de denunciar la mentirosa campaña del misoprostol de sectores del kirchnerismo. También estuvo en el documento la lucha contra la violencia hacia las mujeres, en la reivindicación de las luchas de Rocío Girat, Iara Carmona y las chicas de Olavarría. Además de exigir la inmediata libertad de Yanina González y de Reina Maraz. Al cierre de esta nota, podemos festejar la libertad de Yanina y seguimos en la lucha por justicia para Lulú y por encarcelar al femicida Fernández. Un párrafo aparte mereció el día de la visibilidad lésbica instituido el 7 de marzo, en honor y por la lucha por justicia para Natalia “Pepa” Gaitán, asesinada por ser lesbiana. Se denunció la política del gobierno de seguir amparando las redes de trata y se exigió el desmantelamiento de las redes para explotación sexual. Y finalmente, se reivindicó en este día internacional, la heroica lucha de las mujeres guerrilleras de Kobane, que hicieron retroceder a las milicias del reaccionario ISIS.

Con Iara, con Yanina, con Lorena, con Reina, con Mónica, con Alberto Lebbos…

Una novedad importante en el acto que se realizó en Plaza de Mayo, fue que abrieron las intervenciones de un conjunto de luchadoras que representan terribles sufrimientos, pero que a la vez son los mejores ejemplos de que se puede pasar de víctimas a protagonistas de lucha.

Abrió el acto la joven Iara Carmona que, con una fuerza impresionante, saludó la lucha de las mujeres y contó su pelea para meter preso a su violador, Marcelo Cuello. Además convocó al conjunto del movimiento a acompañarla cuando se abra la instancia de casación en La Plata para conseguir ese objetivo. Muchas compañeras hicieron uso de la palabra, sólo mencionamos algunas por lo movilizantes. Como la intervención de Mónica, la mamá de Luciano Arruga, que sigue siempre en la lucha. O la intervención de Lorena Galle, por el cuádruple femicidio de La Loma, que nos conmovió a todas con su entereza y su fuerza. O como Karina, la compañera que alojó a Yanina González durante la prisión domiciliaria y que instó a participar de la jornada que terminó con la absolución y libertad de Yani. Desde Las Rojas estamos orgullosas de haber dado la pelea para que el micrófono se abriera a las luchadoras y esa es una conquista para todas. Esto se demostró en que muchas víctimas se acercaron al acto con sus batallas, como la pelea por Jazmín, hija de Marcela Fillol. Muchas mujeres y luchadoras se referencian en el movimiento de mujeres, porque saben que es el movimiento que no baja los brazos en cada lucha, por cada víctima.

Hay que sumarse a Las Rojas

Está claro que lucha de las mujeres ya no retrocede. Está instalado en la sociedad, y ningún sector que se reivindique de lucha contra la opresión y la explotación puede estar ausente el 8 de marzo o en cualquier otra fecha de lucha por los derechos de las mujeres. En Rosario, Córdoba, Mar del Plata, Chaco, Neuquén y Buenos Aires, Las Rojas nos movilizamos para exigir todos los derechos de las mujeres. Con la impresionante batucada y el agite que le  imprimen combatividad a todas nuestras intervenciones. Y con la pintada de las vallas en la Plaza.

En este camino, Las Rojas y el nuevo MAS, seguiremos apostando a construir ese movimiento de mujeres, y también al servicio de las luchas de las mujeres ponemos nuestras candidaturas. Encarnada en primer lugar en la candidatura a Jefa de Gobierno de nuestra compañera Manuela Castañeira.

También al servicio de construir el movimiento alrededor de las luchas, redoblamos nuestro compromiso de luchar por justicia para Iara. Para preparar la movilización a La Plata y seguir colaborando en la construcción de esta campaña, realizaremos una charla con Iara y con Manu en la Facultad de Medicina de la UBA, el 18/3 a las 17.30 hs. Reivindicamos a la agrupación docente Carlos Fuentealba que se sumó y organizó una campaña de fotos en apoyo a Iara en la última movilización docente de La Plata.

Y seguiremos en el camino de construir Las Rojas como agrupación nacional. Las Rojas tenemos un puesto de lucha para cada compañera que se quiera sumar a construir el movimiento de mujeres que luche junto a la clase trabajadora por un mundo sin opresión ni explotación. Nos emocionó mucho ver en la movilización a los compañeros de la Lista Marrón de Fate, encabezados por el compañero Jorge Ayala, que venían de hacer una campaña en la fábrica para decir: “Este 8 de marzo no regalamos flores. Acompañamos a las mujeres en la lucha por sus derechos”.

Por Inés Zeta

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb