Los pasados martes y miércoles 11 y 12 de noviembre se realizó un paro del Frente Gremial (liderado por el SUTEBA de Baradel, perteneciente a la CTA oficialista) que contó con una rotunda adhesión por parte de la docencia de Buenos Aires. En nuestro número anterior explicábamos los por qué de ese paro y de la fecha (“administrar” la bronca docente y las elecciones de la CTA a la vuelta de la esquina). En esa misma semana pero los días jueves y viernes 13 y 14 se realizó un paro de UDOGBA (gremio perteneciente a la CGT opositora al gobierno) el cual contó con mucha menos adhesión, aunque por otra parte también reveló el nivel de cansancio que tienen los docentes a esta altura del año debido a las paupérrimas condiciones en las que se trabaja.

 

En fin, 4 días de paros sin conexión entre ellos y luego todos a trabajar “felices”… Las burocracias ya cumplieron su cometido: bajo reivindicaciones válidas realizaron paros sin continuidad de un plan de lucha, algo así como un saludo a la bandera, acciones para pintarse de luchadores cuando en realidad defienden intereses ajenos a los trabajadores. Pero ojo, porque las burocracias están jugando con fuego. Muchos paros aislados sin resultados concretos y con descuentos abultados pueden ser una bomba difícil de manejar. Cierto es que pueden generar cierta apatía y cansancio en los docentes, pero también pueden generar una bronca que si se sabe canalizar correctamente puede ser muy positiva.

 

Y aquí es donde entran a jugar un importante papel los SUTEBAs Multicolor y las agrupaciones independientes que tenemos que exigir de forma unificada un plan de lucha con objetivos claros y plazos concretos mostrándonos como un polo de referencia verdadero. Aunque las burocracias utilicen para “prestigiarse” la herramienta del paro es, no sólo genuina, sino absolutamente necesaria para defender nuestros derechos. Y que la utilización que hacen de los mismos las burocracias, sólo para sus propios intereses, nada tiene que ver con los métodos históricos de la clase obrera.

 

Los docentes debemos organizarnos para terminar lo mejor posible este 2014 y prepararnos para un comienzo de 2015 lleno de conflictos en nuestro gremio. El 2015 será un año de elecciones nacionales en donde Baradel deberá hacer malabares para contener a los docentes si es que se oficializa el apoyo del kirchnerismo a Scioli.

 

En ese contexto, es que desde la Lista Gris Carlos Fuentealba y el Nuevo MAS nos organizamos para avanzar en la transformación de nuestra realidad, en este caso a través de los trabajadores de la educación, y para eso te invitamos a formar parte de nuestra agrupación.

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb