Firestone: Para que el “Mosqui” vuelva a la máquina, para que reincorporen al “Facha” y a “Tehuelche” –

 

 

Estamos presentando un volante que repartieron en la fábrica los compañeros de la Lista Naranja en repuesta a la actitud divisionista de algunos de sus integrantes. Pero esta actitud no solo se da a poco de la convocatoria a las elecciones a delegados sino que se produce en el marco de las elecciones de la CTA  oficialista, a la que pertenece el SUTNA. 

Esta ruptura viene a poner blanco sobre negro por qué no salió una lista unificada de toda la oposición. La única condición que se puso desde los componentes de la lista 5 era que se apoye a Maxi Cisneros en su lucha por ser delegado y volver a su puesto de trabajo. La lista 3 que encabezan Romina del Plá y Maxi Bronzuoli de la lista Negra de FATE se negaron a esta mínima condición. Hoy queda más claro por qué: estaban preparando la ruptura de la Naranja, un divisionismo que, como dicen los compañeros, es funcional a la patronal y a la burocracia.

 

La semana pasada hizo su aparición publica la lista Negra en Firestone. Para sorpresa de todos, incluidos nosotros, nos enteramos de que un grupo de compañeros han decidido irse de la lista Naranja y hacer su experiencia con la lista Negra.

Lamentablemente empiezan haciendo todo lo contrario de lo que escriben. Dicen querer la  “unidad de clase entre todos los trabajadores sin distinción gremial” y dividen la naranja “por las diferencias y los límites de la Naranja”, es decir, por distinción gremial. Dicen que su objetivo es “colaborar con la organización de todos los compañeros por las necesidades que todos tenemos” y comienzan desorganizando y dividiendo a la Naranja que viene luchando por organizar a todos los compañeros desde hace más de tres años para pararle la mano a la patronal, a la Violeta y por nuestras necesidades.

 

Un balance de la naranja

 

Se justifica la división con una serie de generalidades que no se sabe bien qué quieren decir; por ejemplo: “a la luz de la experiencia y sus resultados, entendemos que este proceso ha mostrado sus límites”, y más adelante agrega: “límites que tienen que ver con las orientaciones y los métodos de trabajo que estuvimos llevando adelante y que de continuar de esta manera nos llevan a un callejón sin salida”.

Nosotros queremos empezar al revés que estos compañeros, es decir, empezar por los logros y luego ver los límites y la forma de solucionarlos.

Venimos construyendo la Naranja desde hace muchos años, no como dicen los compañeros que nos organizamos para la elección de delegados; algunos sí, pero la mayoría no. Mucho antes de esas elecciones nos organizamos y fuimos a la asamblea general del 13 de septiembre del 2011 a pelear por una paritaria digna y fue ahí donde “marcaron” a algunos de nosotros y empezó la persecución gremial y la discriminación al “Mosqui” Cisneros, que derivó en su despido en diciembre  de ese año.

Pero a pesar del despido del compañero, principal referente y organizador de la lista, y de otras dificultades, el gran logro de la Naranja es que permitió que por primera vez en la fábrica hubiera una oposición a la Violeta desde los intereses de los trabajadores: estuvimos a 45 votos de ganar la seccional. Luego se recuperó parte del cuerpo de delegados; fuimos a todas las asambleas generales con propuestas alternativas a las de la Violeta; sin ir más lejos, en el último plebiscito llamamos a votar no porque el aumento era por debajo de la inflación real, como ahora lo reconoce hasta el propio Wasiejko.

Peleamos para que las asambleas sean verdaderas asambleas democráticas de los trabajadores.

Peleamos y comenzamos a revertir la permanente política de la empresa de perseguir, discriminar y despedir a los compañeros activistas o con enfermedades causadas por las condiciones de trabajo. En ese camino obtuvimos por primera vez en la historia de Bridgestone-Firestone el triunfo de la reincorporación de Cisneros, que sigue siendo discriminado, como todos sabemos. A partir de esa lucha que continúa hasta hoy, otros compañeros están luchando por reingresar, como el “Facha”  y el “Tehuelche”, que están cerca de lograrlo, y otros como el pelado que ya entró.

Fuimos y somos los primeros en decir que la Naranja tiene límites, y muy grandes, como por ejemplo el hecho de que el “Mosqui” haya estado afuera, o los compañeros que se acomodaron con la Violeta, o los que se vendieron y se fueron. Límites como por ejemplo la limitada campaña y denuncias que se hicieron contra los estándares abusivos que atentan contra nuestra salud y mil cosas más, pero a pesar de todos los límites, la Naranja es una avance para los trabajadores de Firestone: por eso es un error gravísimo dividirla.

 

Una ausencia llamativa en el programa de la negra: el “Mosqui”, el “Facha”, “Tehuelche”

 

Es llamativo que uno de los problemas más graves que tenemos, y que motivó las luchas y resistencias más importantes de los últimos años en la fábrica, no son ni siquiera mencionados en el volante, ni en el programa de los compañeros: las condiciones de trabajo y los compañeros que encabezaron esa lucha.

Les recordamos a todos los compañeros, además porque hay muchos compañeros nuevos que no lo saben, que desde su inicio la Naranja se plantó contra la picadora de carne que es la fábrica, que desde siempre dijimos que los trabajadores no somos tuercas que se usan, se rompen y se tiran. Desde siempre levantamos nuestra voz para decir que no somos material descartable, que los estándares son abusivos y la principal causa de la enfermedades: lumbalgias, hernias, tendinitis, etc. Por eso despidieron al “Mosqui”, al “Facha”, al “Tehuelche”. No los despidieron porque están “rotos”, sino porque lucharon para que nadie se rompa. ¿Cuantos “violetones” tienen tareas en producción adecuadas a su estado físico? Muchos, y todos los sabemos y está muy bien, pero mejor sería que sea para todos y no solo para los amigos de Tapari y Santillán.

La empresa dice que no tiene tareas livianas; mentira, las tiene pero para su gente. A los trabajadores les dice “rompete, te pago y andate…”, y nosotros les decimos: que bajen los estándares, que mejoren las condiciones de trabajo.

Compañeros, de este enorme problema y de los trabajadores que están luchando por su puesto de trabajo, la Negra en Bridgestone no dice nada. No es un olvido casual.

 

Una división funcional a la empresa y a la violeta

 

Días atrás, un personaje de la empresa se acercó al quincho donde lo tiene encerrado al “Mosqui” y con alegría le dijo: “te dejaron solo hasta los tuyos…”. La empresa y la Violeta están contentos con la división de la Naranja, esto es así. A Cisneros lo aíslan para que no siga con la lucha que viene dando hace más de tres años y estos compañeros con la división ayudan a eso. La empresa sigue intentando despedir a Cisneros para poder seguir con toda impunidad su política de mucho trabajo y poco salario.

Compañeros: nadie se “chupa el dedo”: falta poco para las elecciones a delegados y es una oportunidad invalorable para romper el aislamiento del “Mosqui” y avanzar contra la empresa. Como delegado no le podrían impedir ir al sector. ¡Justo ahora dividen la Naranja!

Hay otra razón, que nos la han dicho personalmente: la Negra no está dispuesta a apoyar la candidatura del “Mosqui” y estaría a favor de cualquier otro candidato. Esto sería un golpe por la espalda al “Mosqui” y a todos los que venimos luchando para que vuelva a su puesto de trabajo, así lo dejarían a merced de la empresa, que ya lo echó una vez y lo quiere echar otra.

 

Vuelvan atrás

 

Compañeros: el divisionismo favorece a la empresa. Esta actitud rupturista la consideramos un grueso error, en momentos en que se intenta descargar la crisis sobre la espalda de los trabajadores, que lo vivimos en la fábrica con los despidos, los licenciamientos constantes, las suspensiones, etc.; y cuando se acerca un proceso electoral que nos permite golpear con más fuerza a la Violeta. Esta situación plantea más que nunca la necesidad de la unidad de los que combatimos a las patronales.

Por eso mismo, llamamos a los compañeros a recapacitar sobre sus acciones y los convocamos a la unidad para la lucha y para la elección de delegados.

 

Vamos para que el mosqui sea delegado y que vuelvan el facha y tehuelche

 

Compañeros: estamos muy cerca de darle un golpe definitivo a la empresa. Todos sabemos que ellos dijeron que el “Mosqui” no volvía más, que quería plata y todas esas mentiras; después de casi tres años de lucha demostramos que no hay plata que compre la dignidad de los trabajadores. Que no hay plata que compre nuestra salud. Estamos muy cerca de lograrlo y con el “Mosqui” adentro vamos a ir para que entren el “Facha”, el “Tehuelche” y, sobre todo, que se termine la picadora de carne, por un salario digno, por asambleas democráticas y por todos nuestros derechos postergados.

Convocamos a todos los trabajadores de Firestone a seguir construyendo la lista Naranja con un claro carácter combativo, antipatronal y antiburocrático.

 

Por la reapertura de las paritarias

Por condiciones de trabajo que no nos enfermen. Abajo la picadora de carne

“Mosqui” Cisneros delegado de cubiertas grandes

Reincorporación ya del “Facha” y “Tehuelche”

¡Unidad contra la patronal y la violeta! ¡Vamos con la naranja!

 

Lista naranja Agrupación 13 de septiembre

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb