Desde el Nuevo MAS hemos batallado con toda nuestra energía a lo largo de todo el año por un ‘Encuentro Unificado’ de toda la vanguardia luchadora.

A partir de enero, cuando el gobierno lanzó su plan de ajuste, realizamos un llamamiento en ese sentido (en especial al FIT), en la perspectiva de lograr un ámbito común de debate y organización de los luchadores para enfrentar unificadamente al gobierno, la patronal y la burocracia sindical.

Es así que se logró el ‘Encuentro de Atlanta’, que aunque no reunió a toda la vanguardia (el PO boicoteó la reunión), sirvió para  intervenir en la coyuntura  que se abría siendo su mejor ejemplo  los ’piquetes’ que fueron un ‘condimento’ del paro del 10 de abril, que lograron darle ‘un tono combativo’ a la medida pese a que la burocracia quería un paro ‘dominguero’.

La necesidad del ‘Encuentro Unificado’ se puso al rojo vivo cuando estallaron los conflictos de GESTAMP y LEAR; la ‘Mesa Provisoria’ funcionó hasta el Plenario de Zona Norte, que tuvo su importancia en el apoyo a las primeras medidas de lucha de los compañeros de GESTAMP.  Al mismo tiempo que se desarrollaba esta lucha, comenzaron las primeras suspensiones en LEAR; ahí dijimos: hay que unificar las dos peleas en una y concretar el ‘Encuentro Unificado’; eso no ocurrió: el saldo es que GESTAMP y LEAR, las dos luchas más importantes que dirigió la vanguardia y la izquierda, terminaron derrotadas (aunque los desarrollos de las peleas fueron distintos), cuando su coordinación, quizás, podría haber dado otro resultado.

Los motivos para no llamar ni siquiera a un nuevo ‘Encuentro de Atlanta’ tienen que ver con la autoproclamación y el ultimatismo del PTS,  que se negaba a discutir la orientación de LEAR y el balance de GESTAMP. También en el seguidismo de su socio en el FIT, IS, que al no tener ninguna responsabilidad dirigente ni incidencia en los conflictos obreros más importantes que se estaban desarrollando en la zona norte, dejó hacer buscando excusas como que ‘no se puede hacer un encuentro en el medio del mundial’ hasta ‘estamos a full con la realización de nuestro congreso internacional’. Ese era el ‘momento’ para realizar el ‘Encuentro’: había que jugarse con todo para que esas heroicas luchas lograran triunfar; derrotadas estas luchas de vanguardia el ajuste pasó sin grandes sobresaltos en el resto de los trabajadores.

Al compás que la situación de crisis económica se complicaba por la cuestión de los ‘fondos buitres’ y el gobierno profundizaba el ajuste con las subas en la luz, el gas, el agua y el transporte, siguió subiendo la ‘bronca’ contra el gobierno, situación que aprovechó la burocracia para largar su segundo paro del año. Frente a esto se reúne ‘de urgencia’ la ‘Mesa Provisoria’ y solo logra ponerse de acuerdo en una ‘declaración’, al tiempo que el PTS comienza su ‘operativo huida’.

Después del paro desde el Nuevo MAS insistimos en la necesidad de un ‘Encuentro Unificado’, pero la realidad es que nuevamente (como lo fue durante todo el año) esa necesidad de la vanguardia estaba totalmente condicionada por la ‘interna del FIT; como el PO se mantuvo en su acto electoral del 8 de noviembre, el PTS no se quiso quedar atrás y lanzó su propio acto electoral para el 6 de diciembre, abandonando el ‘Encuentro’ y dejando solo a su ex -socio IS que quiere mantener ‘su ficha’ sin importar los tiempos y situaciones concretas .

Así llegamos a esta coyuntura donde si bien la situación económica desmejora día a día, el gobierno, al haber evitado una devaluación, ha evitado hasta ahora que se desmadre todo, y por esa vía está logrando ‘planchar’ las luchas donde en las últimas semanas no  ha salido a la palestra ningún conflicto importante y, menos que menos, está en la agenda de la burocracia de la CGT Moyano, que no solo acaba de enterrar cualquier paro para este año, sino que ya habla de una posible ‘reunificación en una sola CGT’ con los oficialistas.

En las últimas reuniones expresamos (como lo venimos haciendo en nuestra prensa) que el Encuentro aún reducido podría jugar un rol positivo si se hiciera en una coyuntura de luchas; no es la situación que estamos atravesando; lamentablemente se dejó pasar la oportunidad cuando esto más necesario era.  Así que respetando a las otras organizaciones y compañeros integrantes de la mesa provisoria, les comunicamos que no seremos parte de esta convocatoria, aunque dejamos sentada nuestra intención de seguir siendo parte de dicha mesa y acompañarlos en una nueva convocatoria cuando la misma tenga un piso mínimo de representatividad y las condiciones obliguen a realizar un encuentro en regla.

Hector “Chino” Heberling

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb