Un “velo”para fortalecer la opresión patriarcal contra las mujeres –

 

La joven MalalaYousafsai, junto con KailashSatyarthi, ignoto luchador por los derechos de los niños de nacionalidad india, obtuvieron el Premio Nobel de la Paz.

La vida de la joven pakistaní, de solo 17 años,estuvo signada por el peligro, la opresión, la lucha contra el más cruel oscurantismo patriarcal contra las mujeres musulmanas. El año pasado ya había sido nominada, a pocos meses de haber sido víctima de un atentado contra su vida por un grupo talibán por el delito de… defender el derecho a la educación de las mujeres en su país natal.

Este año, el premio le es otorgado después de haberse pronunciado por la liberación de las mujeres secuestradas en Nigeria por el grupo BokoHaram y haber viajado a ese país para entrevistarse con familiares de ellas.

Su perfil sigue siendo el de una activa defensora de los derechos de las mujeres islámicas en el mundo. Pero su relevante figura a favor de esta causa está maniatada por la utilización reaccionaria en manos del imperialismo yanqui y sus comparsas.

Decíamos hace un año: “Siempre al acecho, el imperialismo europeo y el Premio Nobel Obama, junto con el presidente chino que no quería quedar afuera, se esforzaron en darle su apoyo cuando sufrió el atentado, tratando de desvirtuar el contenido de la actividad de Malala. Queriendo usurpar en nombre de la libertad capitalista (occidental y oriental) la lucha de esta joven, como si ellos fueran los abanderados de la lucha contra la opresión de las mujeres y contra los crímenes en los regímenes islámicos.” (SoB 23/7/13)

Lamentablemente, este curso se profundizó. Malalaha sido, en  los hechos,más allá de sus intenciones, una protagonistaa favor de la política del presidente norteamericano en su campaña contra los pueblos islámicos. Campaña que denuncia las atrocidades de los gobiernos y las jerarquías eclesiásticas de esas comunidades, pero para fortalecer las posiciones “occidentales y cristianas” que, en lugar de ayudar a su liberación, los “ayuda a hundirse”y en un momento en que EEUU encabeza la coalición que ataca al Estado Islámico, haciendo víctima a su población de sus “atrocidades humanitarias”. Estas atrocidades son en nombre del “Bien” capitalista de Occidente, de sus regímenes y gobiernos.

En el mismo momento que esto ocurre, encumbran a Malala en lo más alto del podio. Es un disfraz más para tapar y fortalecer su escalada represiva contra los pueblos de Oriente.

Por estas razones los socialistas revolucionarios y las luchadoras del movimiento de mujeres no podemos festejar el Nobel a Malala. Su figura y su logro deben estar al servicio de fortalecer la lucha independiente de las mujeres, no de sujetarlo a las políticas patriarcales de Occidente. Pero con la misma convicción que afirmamos esto, seguiremos apoyando las demandas de las mujeres árabes e islámicas, incluyendo las justas campañas encabezadas por Malala, como la liberación de las 200 mujeres nigerianas secuestradas y apostamos a que este premio-trampa en manos de los amos imperialistas, para adormecer y desviar la lucha de las mujeres, se les vuelva en contra yse traduzca en un impulso a la lucha de éstas en todo el mundo. Empezando por fortalecer la lucha por la vida y la libertad de las niñas nigerianas secuestradas.

¡Que se descorran los velos y se hagan añicos las mordazas que nos imponen a las mujeres!

¡Que los gritos de lucha en las calles atruenen los oídos de los explotadores de Oriente y Occidente!

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb