Para los economistas que hablan de “costos laborales”, para los periodistas que machacan con “la industria de los juicios”, para los macristas que nos presentan a los trabajadores como una “mafia” que pone palos en la rueda a los pobres empresarios, Leonardo de Mármol es un número más. Ahora suma a la estadística de las muertes de trabajadores en accidentes evitables. Peor aún, sería uno de los responsables de la actual situación económica.

Según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, hubo en 2017 un total de 618 muertes por crímenes de clase de este tipo. Siguiendo con los fríos números que son poco más que una terrible sumatoria de tragedias, más de 500 mil accidentes es el total registrado ese año que inhabilitaron a seguir trabajando a su víctima; arriba de 600 mil en total. Fueron también más de 600 los que no pudieron seguir cumpliendo funciones. Pero esta triste estadística no toma en cuenta más que a los trabajadores registrados. Como es sabido, quienes trabajan en negro hacen las labores más riesgosas y peor pagas. Una de las ramas de mayor siniestralidad, la de la construcción, es a la vez una de las que mayor cantidad de mano de obra en negro tiene. En total, son cuatro millones y medio los trabajadores que no entran en estos números.

Pero los medios, el macrismo y sus abogados políticos en sus cómodos puestos y con sus cómodos y elegantes trajes nos siguen hablando de que los “costos laborales” son muy altos. La reforma laboral busca precisamente hacer más baratos los accidentes para los patrones, que no pierdan tanto dinero porque un trabajador perdió un dedo, una pierna, un ojo y la vida misma. Se ahorran dinero con las medidas de seguridad, se lo ahorran con el mantenimiento de las máquinas y herramientas de trabajo… consecuentemente con eso, no tendrían por qué perder dinero por las consecuencias de su propia e insaciable sed de ganancias. No podemos más que manifestar nuestra más sincera repugnancia por los patrones y sus mercenarios a sueldo en los juzgados, los diarios, la televisión y el gobierno.

“Me matan si trabajo y si no trabajo me matan”, dijo un famoso cineasta de izquierda en los 70’. Esa sigue siendo la realidad de millones de trabajadores, que ponen la vida para la ganancia de unos pocos mientras esos pocos lloran en todos los rincones por los “riesgos” de su capital. El macrismo les extiende su pañuelo a esas pobres víctimas de la voracidad de los trabajadores mientras prepara la reforma laboral para satisfacer sus reclamos. Por supuesto, las consecuencias de ésta no podrán ser más que un empeoramiento brutal de los números de obreros accidentados, mientras mejoran los de la cotización de la bolsa, del dólar y de las ganancias empresarias. Porque hay estadísticas que importan y estadísticas que no.

No son accidentes, son crímenes de clase. Y los principales delincuentes no viven en las villas, están en los barrios privados, usando saco y corbata.

Reproducimos de nuevo el comunicado sobre FADETE de la Corriente sindical 18 de Diciembre.

¡Qué renuncien los responsables!

El día martes 5 poco después de las 22 hs. explotó una de las calderas de la fábrica textil Fadete. Cómo consecuencia de este terrible hecho el compañero Leonardo de Mármol resultó gravemente herido, con el 95% de su cuerpo quemado. Está en gravísimo estado luchando por su vida.
La misma caldera a eso de las 18 hs. había explotado, incendiándose parcialmente. Al cambio de turno el jefe obliga a Leonardo a encenderla contra su voluntad, argumentando que el problema había sido resuelto. Minutos después explotó.
Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre nos solidarizamos con la familia y los compañeros de Leonardo, joven obrero de 33 años. Nos sumamos al pedido de justicia y exigencia de la renuncia de los responsables de este hecho, que no puede ser llamado accidente!
Los compañeros, a su vez, han resuelto en asamblea pedir la renuncia de los delegados traidores, que desde hace años vienen dejando pasar situaciones de atropello por parte de la patronal y pésimas condiciones de trabajo.
Este terrible hecho pone al desnudo las condiciones en que trabajamos millones: aumento de los ritmos y “átalo con alambre”. Se impone luchar por una comisión de seguridad e higiene votada en asamblea y con Plenos Poderes para parar las máquinas que no estén en condiciones.
Los compañeros están en pie de lucha, la fabrica esta parada y vienen cortando la 202 frente a la empresa para que sus reclamos sean escuchados, desde la Corriente Sindical 18 de diciembre estamos incondicionalmente con los compañeros y llamamos a todos los trabajadores de la zona a llevar la solidaridad.

¡Exigimos justicia por Leonardo!
¡Qué renuncien los responsables de este gravísimo hecho!
F¡uera los delegados traidores!
Por delegados de los trabajadores
Por una Comisión seguridad e higiene votada en asamblea y con plenos poderes

Corriente Sindical 18 de Diciembre

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 474

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion