En la noche de ayer, martes 5, sin mediar notificación alguna, la gestión del Hospital Posadas ha sacado del registro biométrico a Andrea Dopazo, quien encabezaba la lista de delegados administrativos por la lista “Unidad de los que luchan” en ATE Posadas.

Este ataque es parte de una nueva tanda de despidos de destacados luchadores, confeccionada con el objetivo de consolidar en el hospital un régimen de terror que permita precarizar aún más a todos los trabajadores.

Con la complicidad de Darío Silva, dirigente de ATE Morón y mano derecha de la gestión esclavista de Leonardi, vienen instalando un régimen de aprietes, persecución, despidos y ataques a las condiciones laborales de todos los trabajadores.

Es necesario frenar estos ataques repudiando la persecución sindical a los luchadores, exigiendo la reincorporación de todos los despedidos y frenando la precarización que significa el paulatino reemplazo de empleados por monotributistas, que amenaza a los casi 4000 trabajadores contratados del hospital.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb