Luego del cuarto intermedio este lunes 21 de mayo por la tarde el Consejo Superior de la UnSaM dictamino a puertas cerradas la pena tras los dos años de juicio académico a Dante Palma por denuncias de acoso a alumnas de la institución. En un principio el debate giro en torno a dos opciones de sanción: una suspensión por treinta días o la exoneración del cargo docente, que por un mínimo de cuatro años inhabilita a cualquier cargo en la función pública. Como la primera les resultaba muy leve y la segunda muy “severa”, agregaron la opción de una cesantía (una suspensión del cargo por dos años). Luego de horas de debate a puertas cerradas y ante la presencia de estudiantes, activistas y organizaciones en las afueras del aula que reclamábamos con pintadas y cánticos la exoneración de Palma, dieron a conocer su cínica decisión. 28 votos a favor de la cesantía y 4 por la exoneración, una brutal burla a la comunidad estudiantil en su totalidad. Y como si no fuera poco, al término de la sesión se trató en reunión ordinaria la moción para emitir un pronunciamiento en favor de la legalización y despenalización del derecho al aborto. Intentando lavar la cara de haber dejado a un violento machista impune ante el pedido de toda una comunidad universitaria.

Los argumentos hicieron aún más provocadora la resolución, que se coloca a las antípodas de la creciente y enorme sensibilidad social con respecto a la lucha del movimiento de mujeres por nuestros derechos y contra la opresión y violencia machista. “Las pruebas no fueron consideradas de suficiente gravedad” relataba la consejera del claustro estudiantil de Compromiso UnSaM, dando a entender posteriormente que esto podía ser un triunfo para los estudiantes. “Sepamos que es grave dejar a un docente sin trabajo por dos años” decía un miembro del consejo luego de un bello discursito sobre el deber de hacerse eco en la universidad por lucha por la emancipación de las mujeres. ¡No vamos a aceptar esto como un triunfo cuando se esta haciendo oídos sordos al pedido de todos los estudiantes!

Las Rojas agitamos ese día y durante los días previos siendo claras, exigimos la exoneración del cargo docente para Dante Palma ya que resulta insostenible que se minimice el accionar de quien al frente a un aula violentó a estudiantes por ser mujeres, mientras se jactaba de no ser machista y daba clases sobre la temática de género en la Universidad de La Plata. Es necesario pelear para que se revoque esta decisión que no es ningún paso adelante. Decisión que fue tomada a espaldas de quienes estudiamos y somos parte de la universidad. Denunciamos que con este fallo se buscó cuidar a Palma y su reputación, si es que se puede salvar luego de responder a las denuncias acusando a las víctimas de montar “una campaña política de difamación” en su contra. Este fallo atenta contra las compañeras que valientemente se animaron a denunciar las situaciones de acoso y violencia que sufrieron y es una provocación a todas las y los estudiantes que nos organizamos para pelear día a día contra los casos de violencia machista acontecidos dentro y fuera de la universidad.

Como si no fuera poco, Tres días después de la sesión por Palma, el rector Carlos greco dio un discurso en la conmemoración de los cien años de la reforma universitaria en el que triplico la burla a los estudiantes presentes. “Buscamos una universidad que garantice la representatividad” “Mayor participación y cogobierno con el estudiantado” fueron algunos de los chistes que Greco conto frente a cientos de personas. Un consejo donde 3 de 35 participantes son estudiantes no resulta representativo, y mucho menos cuando las resoluciones nos exponen a continuar rodeados de docentes machistas y abusadores. ¡Nos negamos profundamente a legitimar ese consejo de dinosaurios que nos vienen a decir cuanto vale nuestro bienestar dentro de la universidad! ¡No vamos a permitir que sigan encubriendo profesores abusadores!

Invitamos a no bajar los brazos y redoblar la pelea para revocar el fallo del Consejo Superior, a llevar con más fuerza que nunca la campaña y agitación para lograr la exoneración de Dante Palma. Solo lo vamos a lograr con más organización y movilización por parte del estudiantado. Si tenemos consejeros que cuidan abusadores, construyamos un movimiento estudiantil y de mujeres que luche por nuestros derechos, que dé respuesta frente a cada hecho donde se manifieste la violencia patriarcal como lo venimos haciendo. No podemos resignarnos a lo dado, el movimiento de mujeres nos marca que el camino es luchar para transformar las relaciones de opresión y explotación que rigen bajo este sistema.

El consejo se cree todopoderoso con el mínimo lugar que le dan a los estudiantes en el debate, cuando no lo hacen a puertas cerradas. Como estudiantes debemos empoderarnos y devolverle la cachetada.

¡Un Consejo que ampara machistas no nos representa!

¡Vamos por una asamblea estudiantil para elaborar un plan de lucha contra las medidas que toma el consejo machista de Carlos Greco!

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb