PAREMOS POR EL SALARIO Y CONTRA EL FMI

El próximo 23 de mayo la CTERA ha convocado a un Paro Nacional con movilización a Plaza de Mayo. Sobran las razones para que el conjunto de la docencia paralice el sistema educativo y se vuelque a las calles de forma de contundente.

La vida de los trabajadores no para de empeorar. El anuncio del acuerdo de Macri con el FMI es la frutilla (amarga) que viene a coronar toda una política de ajuste que se hace insoportable de forma creciente. Todo un cocktail económico contra el pueblo: tarifazos en todos los servicios, alquileres en alza, la comida por las nubes, el dólar que no para de subir a la par que el peso cae por el piso.

Mientras tanto los empresarios, beneficiarios exclusivos de este gobierno, aumentan sus ganancias con el dólar en alza y la bicicleta financiera. Y como producto de esta voracidad por aumentar sus ganancias se fue incubando una crisis económica, social y política. Estas semanas han visto el terrible espectáculo de la corrida cambiaria que no hace más que echarle leña al fuego de la inflación. Es que por más que Macri sea un gobierno de los empresarios no implica que “estemos salvados” de las crisis. Todo lo contrario: mientras la sociedad siga regida por la ganancia capitalista, las crisis económicas serán recurrentes. Ya lo vimos en el 89´, en el 2001´ y ahora frente a nuestros ojos otra vez. Y siempre que estas crisis se desataron, los gobiernos y las patronales buscaron descargarlas sobre los trabajadores y el pueblo. Mientras que en el 89´ la crisis fue capitalizada por los vientos del neoliberalismo, la del 2001 fue un tanto distinta. Ahí los trabajadores salimos en masa a las calles y haciendo una rebelión popular conquistamos muchas cosas que son las que hoy Macri quiere sacarnos.

Y al mismo tiempo que los empresarios y el gobierno buscan descargar las crisis sobre nosotros, por abajo se van gestando las luchas sociales y de los trabajadores. Las jornadas de lucha de diciembre en la Plaza del Congreso fue eso: el estallido de la bronca contra el ajuste. Y desde entonces vemos que esa bronca no paró de crecer. Entre los docentes los que llevan la delantera en esta lucha son los de Neuquén. Hace semanas vienen protagonizando un proceso de lucha con asambleas de hasta de 2000 trabajadores, con huelgas de 5 cinco días seguidos y masivas movilizaciones. La participación de los docentes es la clave para nutrir esta lucha, ejemplo que debemos tomar en todo el país.

Sin embargo esta no es la tónica de todo el país. Por entera responsabilidad de la conducción burocrática de Yasky, la CTERA y de gran parte de los sindicatos provinciales alineados a este sector, no viene habiendo grandes procesos de lucha. Se han dado movilizaciones en algunas provincias y paros, como en Buenos Aires, pero en ningún caso se ha estado a la altura de hacer frente a semejante ataque al salario. Es que estas direcciones sindicales han optado por ser parte de una tregua sindical que promueve la CGT ¡Cómo puede ser que ante semejante ajuste y ahora con el FMI la CGT aún no haya llamado al Paro General!

Por todo esto, este miércoles 23 de mayo tenemos que parar con todo y participar de la movilización a Plaza de Mayo. Al mismo tiempo que esta marcha tiene que ser el inicio de un Plan de Lucha Nacional que ponga a la docencia en pie de guerra contra un gobierno que ha tomado una decisión que va en camino a destruir nuestras condiciones de vida: ir al FMI y aplicar un ajuste aún más duro ¡Este es el momento de salir a enfrentarlo!

 

Corriente Nacional Carlos Fuentealba en la “Corriente Sindical 18 de Diciembre”

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 469

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion