Plascar Córdoba, importante autopartista, proveedora de paragolpes para diversas fábricas de automóviles, comenzó a finales del año pasado con dificultades de pago de salarios y una baja importante de la producción debido a los cambios en la política del gobierno de Macri. De esta manera no solo se dio el atraso en los pagos y suspensiones, sino el abandono y cierre de la empresa por parte de la patronal.

Ante esta situación los 240 trabajadores se movilizaron en forma permanente, en primer lugar, tomando la planta, en lo cual el gobierno Provincial los “apoyó” cortándoles todos los servicios, luz, agua, gas para desmoralizarlos y que abandonen la toma. Luego llevaron adelante cortes de portones del predio industrial, de avenidas, e infinidad de marchas por el centro de la ciudad.

Por supuesto la CGT local estuvo ausente, solo dio algún apoyo menor, pero ni hablar de paro ni movilización. Y el Sindicato Nacional del Plástico menos, sino recordemos quien era su secretario general, Jorge Triaca, padre del actual Ministro de Trabajo. En definitiva, la dirigencia nacional y  local dejan  librados a su suerte a los trabajadores de Plascar.

El martes 21 una movilización recorrió las calles

Los trabajadores se reorganizaron y desde las bases surgió una camada de activistas que ante las trabas puestas por el gobierno de Macri y del Sindicato Plástico, están jugados a organizarse y movilizarse como lo hicieron el martes pasado.

Más de 150 compañeros acompañados por sus familias recorrieron las calles junto a corrientes sindicales y activistas de fábrica donde participó con una gran columna la agrupación docente Carlos Fuentealba.

La movilización que vienen llevando adelante es para exigir al gobierno provincial la expropiación de la fábrica para que se la entregue a los trabajadores y conformar una cooperativa.

Desde el Nuevo MAS venimos acompañando esta lucha y brindamos nuestro más firme apoyo, pero alertando en no depositar ni un gramo de confianza en el gobierno nacional ni provincial. Solo la movilización permanente permitirá el control por parte de los trabajadores de la empresa Plascar.

Creemos necesario convocar a una reunión al conjunto de las agrupaciones sindicales combativas para discutir como acompañar las medidas que vayan tomando los trabajadores, como así también exigirle a la CGT local que dice oponerse a la reforma laboral que convoque a medidas concretas que sirvan a los compañeros de Plascar como así también para parar las medidas del gobierno nacional y provincial.

Eduardo Mulhall

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 449

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion