Del 11 al 15 de septiembre, elecciones de Centros de Estudiantes y Consejos Directivos en toda la UBA

Las elecciones del pasado 13 de agosto arrojaron como resultado un triunfo de parte del gobierno nacional de Cambiemos, logrando constituirse en una primera minoría nacional y anotándose importantes triunfos como el de Neuquén, San Luis o provincia de Buenos Aires. Macri se montará sobre este resultado para reforzar su avanzada ajustadora con las fuertes medidas que quiere aplicar después de octubre: reforma laboral, jubilatoria e impositiva, todas respaldadas por una mayor represión.

Es en este marco que se aproximan las elecciones en toda la UBA de Centros de Estudiantes y Consejeros Directivos de todos los claustros, la semana del 11 al 15 de septiembre. Estas elecciones tienen una importancia fundamental porque en este año se elegirán los nuevos decanos de las 13 facultades y el Rector de la Universidad. Esta será la primera renovación de autoridades desde que comenzó el gobierno de Macri, en la que queda claro que lo que buscarán elegir son las gestiones que van a aplicar los planes ajustadores del gobierno sobre la educación pública. La política antieducativa del macrismo se viene evidenciando desde múltiples iniciativas, como el ataque al salario docente con las paritarias del último año, la reforma que quieren aplicar en la escuela secundaria, que busca subordinarla completamente a las empresa, eliminando también parte de nuestra fuente de trabajo como futuros docentes, y uno de los ejemplos más claros: el “aumento” de 0% de presupuesto para la universidad pública del año pasado, aprobado en el Consejo Superior de la UBA y por las gestiones de las facultades.

Es por esto que frente a la avanzada ajustadora y reaccionaria del gobierno y las autoridades de la UBA es fundamental que elijamos Centros de Estudiantes y Consejeros para enfrentar todas estas políticas. Frente al gobierno, que salió fortalecido de las elecciones, es fundamental desarrollar la organización independiente para frenarlo en las calles. Existe a lo largo del país una corriente de bronca frente a todas las medidas que viene tomando el gobierno, que a lo largo del año se vino expresando de manera activa con las grandes movilizaciones del mes de marzo, el paro general de abril, la marcha que logró tirar abajo el 2×1 a los genocidas o la movilización del 11 de agosto y la pelea que sigue por la aparición con vida de Santiago Maldonado, responsabilizando claramente al macrismo. Es sobre esta base que debemos construir fuertes Centros de Estudiantes y elegir re presentantes que se jueguen en la pelea para frenar la política ajustadora del gobierno en las calles con la movilización en conjunto con los trabajadores, el movimiento de mujeres y el resto del movimiento estudiantil.

El FIT debe romper con su sectarismo para avanzar en la unidad de la izquierda

Por todo esto, de cara a estas elecciones es fundamental avanzar en la unidad de toda la izquierda clasista para enfrentar el ajuste. A lo largo de casi dos años de macrismo, mientras el PJ, Cristina y las centrales sindicales se dedicaron a desmovilizar a los trabajadores, las banderas rojas de la izquierda estuvieron presentes en cada lucha. Las diversas variantes del PJ, incluyendo al kirchnerismo, en las elecciones dicen ser oposición al gobierno pero a la hora de los hechos le terminan volando todas las leyes de ajuste (pago a los fondos buitre, dietazo a los legisladores, y ahora se preparan para negociar las antipopulares reformas laboral, previsional e impositiva).

Sin embargo, el FIT con su sectarismo viene siendo una verdadera traba para la unidad de la izquierda. En todos estos años se han dedicado a dividir a la izquierda a nivel de las luchas (como en AGR donde se echaron unos a otros del acampe de los trabajadores). Y a nivel electoral esto se sigue demostrando con su negativa a abrir la discusión a otros partidos, lo que trajo como consecuencia la formación de Izquierda al Frente por el Socialismo, que impulsamos desde el Nuevo MAS junto al MST y que emerge como una nueva opción cada vez más fuerte de la izquierda clasista, pasando las proscriptivas PASO en 6 provincias y obteniendo más de 100 mil votos en la estratégica Provincia de Buenos Aires con Manuela Castañeira como principal referente. En lugar de reabrir la discusión, la única respuesta del FIT fue intentar impugnar a nuestro frente en la misma justicia patronal que ampara a los genocidas. ¡Una absoluta falta de principios!

Desde el Nuevo MAS seguimos apostando a la unidad de toda la izquierda clasista y sostenemos que es fundamental unificarla en el terreno de las luchas así como también en electoral para convertirse en una fuerza muchísimo mayor que haga frente a los ataques del macrismo. Es por esto que llamamos al FIT y a las organizaciones políticas que compartan esta perspectiva a conformar frentes comunes en las próximas elecciones para conquistar centros y consejeros independientes que organicen la lucha para frenar al gobierno en las calles junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Corriente Estudiantil Ya Basta – Nuevo MAS – Las Rojas

Busca nuestra mesita en: Sociales, Filo, Medicina, Derecho, Psicología, FADU, Exactas y Económicas

FB: Nuevo MAS Capital – nuevomascapital@gmail.com

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb