La semana pasada, el movimiento de masas le propinó una derrota al gobierno de Macri en su intento de avanzada reaccionaria con el 2×1 a los genocidas, el intento de legitimar a los militares, dándoles una cobertura de impunidad a los represores de ayer, pero también con el objetivo estratégico de dejar sentado en la sociedad que nuevamente las fuerzas represivas volvían a tener un apoyo incondicional desde el Poder Ejecutivo y de la justicia, para ser usadas ante el redoblado ajuste que intentara imponer Macri luego de las elecciones de octubre. El gobierno, las patronales y la burocracia sindical están en una “Santa Alianza” para intentar imponer con todo un nuevo paradigma en las condiciones laborales de los trabajadores, como lo estamos viendo en Vaca Muerta entregando el convenio colectivo en favor de las petroleras, en Sancor, o como vemos en la región de Ensenada con la expulsión de la comisión interna independiente en Siderar por parte de la UOM- La Plata, comisión interna elegida por más del 70% de los trabajadores que muestra hasta donde se puede llegar con tal de imponer los planes flexibilizadores.

Porque en las empresas se vive cotidianamente la dictadura patronal, las apretadas, los cambios de turnos, la flexibilización, las jornadas extenuantes que hay que bancarse sin chistar, porque en las empresas la democracia no existe, tal cual rige, se vive o percibe en la sociedad. Dentro de los muros de la propiedad privada del patrón lo único que existe es la dictadura sobre los nervios y los músculos de los trabajadores.

Por eso cuando los trabajadores se organizan de manera independiente dentro de la empresa, para reclamar sobre sus derechos más elementales, para detener esa dictadura, como pedir ante el Ministerio de Trabajo y a su sindicato que convoquen a elecciones de delegados es cuando los trabajadores empiezan a ver que las leyes democráticas y de derechos laborales que rigen en la sociedad son papel mojado, empiezan a hacer una experiencia profunda donde ven que nadie, ni el Ministerio de Trabajo, ni la justicia laboral, ni los gobiernos le dan una respuesta a algo tan elemental como la democracia sindical y el derecho de los trabajadores de tener a sus delegados elegidos democráticamente para que los representen.

Esto es lo que ha sucedido en la empresa Expreso La Plata (Línea Este) donde los choferes reclamaron ante todos los organismos del Estado la elección de delegados y cuando esa respuesta no apareció, decidieron tomar las cosas en sus manos y redoblar la pelea en las calles ante los ataques constantes de la patronal con la venia del sindicato (UTA La Plata), y del gobierno de Julio Garro (Cambiemos). Esta “Santa Alianza” desde un primer momento busco acabar con la organización independiente de los choferes para así poder imponer definitivamente las nuevas condiciones laborales, como hacerlos laburar 16 hs. seguidas, con menos salario, pagos en negro y contratos basura. Los trabajadores, logrando la elección de delegados y ganándola, podían darle un golpe a ese plan flexibilizador de la “Santa Alianza”, quienes siempre fueron muy conscientes de que se jugaba en esa pelea cerrándoles una a una cada puerta.

Por eso cuando los trabajadores pasaron a acciones más directas para conseguir esto, todo el peso de las leyes patronales de la democracia burguesa empezaron a caer sobre ellos acusándolos de roturas de elementos de la empresa y con eso poder echarlos con causa, que además son causas penales. Porque lo que se intenta no es solo aleccionar echando a todos los que lucharon consecuentemente por sus derechos (que en el último mes son unos 20) sino dejar un antecedente de que lo único que manda en la empresa es la dictadura patronal, que si osás organizar a tus compañeros podes terminar con causas penales como tienen los 5 delegados de hecho, un antecedente que imponga de una vez por todas que no debe volar ni una mosca, que las condiciones laborales son los que quieren los empresarios y hoy con un gobierno que es de patrones como lo es el gobierno de Macri, los empresarios saben que pueden avanzar sobre todos los derechos conquistados por décadas de luchas de los trabajadores.

El miércoles 17 los trabajadores se han movilizado a la Municipalidad de La Plata, a los Tribunales y a la fiscalía. SoB Entrevistó a uno de ellos.

SoB: ¿En qué situación se encuentran en este momento?

C: Hoy nos juntamos acá en frente de la Muni, todos los compañeros que despidieron y los que no despidieron todavía, porque lo que está pasando en la línea Este es que todas las semanas están echando gente, de a uno o dos compañeros, y da la casualidad que son gente que ha participado del conflicto desde octubre del año pasado hasta el día de hoy. Tratamos de que se frene la ola de despidos que se viene, porque evidentemente ni la UTA ni el intendente, que están todos enterados de lo que está pasando en la línea Este, están frenando esto y le están dando carta abierta para que Corvelli haga lo que sea y lo que quiera en la empresa.

SoB: ¿Qué presentaron en el municipio?

C: Le presentamos a Forte, el presidente de la Cámara de Transporte, ellos están tratando el tema de revocar la concesión a Corvelli, bajo todos los incumplimientos que ya están escritos y se notan en la calle, como para que esto se revierta, ya que el tipo este no pudo cumplir con los pliegos que se exigió y que agarró del contrato, que se le saque la concesión.

SoB: ¿Los despidos fueron con causas penales?

C: Muchos despidos fueron con causas penales inventadas, obviamente nosotros no tenemos ninguna causa pero tuvieron que inventar eso para echarnos. La mayoría desde marzo hasta ahora fueron con causas penales que fueron inventadas por ellos.

SoB: ¿Qué motivo figura en el telegrama?

C: Ellos dicen que por haber participado de la última medida de fuerza en marzo, el 13 de marzo, ellos nos acusan primeramente a nosotros de que no teníamos aval sindical, segundo de que no permitíamos ingresar a gente de la empresa, que es mentira porque tenemos un acta hecha por un escribano de que sí se podía entrar, y tercero por las roturas de algunas unidades que estaban en la empresa, las cuales ya estaban rotas y nosotros no tuvimos nada que ver, por eso te digo que inventaron causas penales justamente para empezar a despedir gente.

SoB: ¿Cuántos son los despidos?

C: Hasta ahora, desde marzo tenemos veinte compañeros despedidos. Y si contamos los del año pasado, suman cincuenta compañeros más o menos. En total cincuenta compañeros desde que se hizo el traspaso de la línea 7 a la Unión Platense.

SoB: ¿Y cómo siguen de acá en adelante?

C: Y la idea ahora, bueno ya le pedimos a la secretaria del intendente que nos dé una audiencia, me tomaron los datos, me dijeron que me van a llamar, sabemos que eso no va a ser porque ya nos ha pasado. Y cuando juntemos la mayoría de la gente vamos a ir a Tribunales para que los jueces puedan mover un poquito los papeles de nosotros porque si no se cajonea y no hacen nada, vamos a ir a la fiscalía también por las denuncias penales que tenemos, y después vamos a volver acá a la Municipalidad a hacer un corte de calle, manifestarnos, hacer un poco de ruido para que el intendente realmente pueda bajar y nos pueda dar una solución o que nos escuche por lo menos. Ya que está diciendo desde octubre hasta ahora que él nos quiere recibir, realmente queremos que hoy lo haga.

Basta de despidos en la Línea Este

Reincorporación de todos los despedidos

No a las causas penales truchas

Sebastián Viborg

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 432

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion