Hace una semana, una inmensa movilización se plantó en las calles para repudiar el pase libre que le quiso otorgar el gobierno a los genocidas de la dictadura con el fallo del 2×1, derrotando esta avanzada reaccionaria del gobierno. Es que desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri se viene viendo una vuelta de tuerca represiva, no solamente con la represión que sufrieron nuestros docentes, no solamente queriendo negar el genocidio de la última dictadura militar, sino que también permitiendo que la policía ingrese a nuestros colegios y universidades.

El miércoles 17, ocurrió un episodio terrible en nuestro lugar de estudio y militancia. Aproximadamente a las 11.50hs, en el horario de salida del turno mañana, alrededor de 7 oficiales de la policía federal ingresaron al establecimiento armados, empujando a los estudiantes y docentes que salían de cursar y corriendo a 3 estudiantes del colegio que buscaron resguardo en el edificio.

El hecho comenzó cuando cuatro estudiantes, se encontraban en una plaza cercana a la estación de Banfield y del colegio, de repente son interceptados por policías de la federal y ellos comienzan a correr, en medio de la persecución estos policías comenzaron a tirar balas de goma, sin dar la señal de alto en ningún momento. Lautaro Morales (16 años) se desvía de sus compañeros y logra alejarse de los oficiales, inmediatamente se cruza un patrullero, lo frenan y sin pedirle identificación lo suben al vehículo, lo hostigan y lo presionan a llamar a sus compañeros para rastrearlos. Lo interrogan y lo acusaron de haber cometido un delito y de poseer armas!!! “…me empezaron a amenazar de que con mi apariencia en la cárcel no iba a durar nada, que iba a hablar o me iban a torturar, me quisieron golpear, me retuvieron las cosas las cuales no había nada sospechoso”, relata Lautaro. Lo trasladaron hasta la puerta del ENAM junto con más patrulleros y al llegar corrieron a sus 3 compañeros hasta dentro de la institución donde fueron golpeados. Inmediatamente los estudiantes y docentes entraron en acción y retiraron a los oficiales del establecimiento, mientras que los estudiantes que estaban en la puerta heroicamente rodearon al patrullero donde se encontraba detenido Lautaro y lograron sacarlo.

La solidaridad de estudiantes y docentes que rodearon la patrulla, con los chicos afectados logró impedir que a Lautaro se lo llevara detenido a la comisaría. Contrapuesto a esto, la actitud de la vicedirectora María del Carmen Sarubbi no solo hizo caso omiso a los hechos, sino que permitió que la policía sacara a uno de los menores del establecimiento, al cual comenzaron a golpear y esposaron para llevarlo detenido.

Si finalmente no lo consiguieron, no fue por las acciones de algunos directivos sino por el repudio generalizado que se generó de parte de estudiantes, ex-alumnos y docentes, que comenzamos a exigirle a los oficiales que se identifiquen, a filmarlos mientras que corrían la cara y a registrar las patentes (que mucho de los patrulleros ni tenían), logrando que se retiraran del establecimiento con los cuatro chicos dentro del edificio acompañados por familiares, estudiantes y docentes.

La presión del Tinta Roja y de los estudiantes autoconvocados, logró arrancarle al centro de estudiantes y a los directivos, la realización de una asamblea y de medidas concretas de apoyo a los compañeros. Más de 100 chicos votaron a favor de un plan de lucha con sentadas y movilizaciones, repudiando el accionar de la policía y de las autoridades del establecimiento.

Exijamos la renuncia de la vicedirectora Sarubbi

Tinta Roja y los estudiantes independientes desde el primer momento hicimos responsables a Macri, a Vidal e Insaurralde cuya policía hostiga, amenaza y amedrenta continuamente a nuestros pibes. Ya  vimos hace unas semanas a la policía federal ingresando a las clases públicas del Mariano Moreno, llevándose preso al presidente del centro de estudiantes de Agronomía de la UNJU, ingresando a la universidad de Lomas de Zamora, reprimiendo a nuestros docentes en la instalación de la carpa itinerante o el abuso sexual que sufrió nuestra compañera Laura Lescano de Las Rojas-Nuevo MAS a la salida de la universidad de General Sarmiento por parte de miembros de la Escuela Militar del Ejército en Campo de Mayo. Entendemos que esto es parte de una avanza represiva por parte del gobierno reaccionario de Macri, para controlar nuestras luchas y frenar nuestra organización para imponer el ajuste a nuestra educación pública y al bolsillo de los trabajadores. El ingreso de las fuerzas de seguridad nos remonta a la Noche de los Bastones Largos, a una de las épocas más oscuras de nuestra historia, a la dictadura militar.

Pero tampoco queremos pasar por alto el rol de la vicedirectora María del Carmen Sarubbi ante este hecho, quien no sólo permitió el ingreso de la policía a la institución sin pedirle ningún tipo de identificación, sino que también permitió que uno de los chicos sea sacado a la fuerza por la policía porque según ella “no era estudiante regular del colegio”.
Tomamos este hecho como otro de los tantos casos en los que Sarubbi irrumpe en contra de los estudiantes, como viene sucediendo desde hace meses en el ENAM, donde se impone trabas al centro de estudiantes y a las organizaciones para llevar a cabo sus actividades, las pasadas por los cursos, impidiendo que los delegados comuniquen las resoluciones de las reuniones o incluso restringiendo la posibilidad de hacer asambleas.

¡Si hay represión va a haber lucha!

Esta situación no puede ser tolerada bajo ningún concepto por el movimiento estudiantil. Es hora de poner en pie a los estudiantes, llamando a la solidaridad de todos los centros de estudiantes, a que se convoquen asambleas, clases públicas, radios abiertas y movilizaciones para derrotar el plan de ajuste y represión de este gobierno que ataca la educación pública mediante el desfinanciamiento, intentando bajar el salario docente y reprimiendo a nuestros compañeros.

Invitamos a todos los Centros de Estudiantes, a toda la comunidad y a todas las organizaciones a la movilización que se realizará este viernes 19 a las 13hs en la puerta del ENAM (Manuel Castro 990 y Las Heras) hasta el municipio de Lomas de Zamora. Para denunciar la responsabilidad del gobierno nacional, provincial y municipal. Y por la renuncia de María del Carmen Sarubbi. En defensa de una educación pública libre y contra la represión al movimiento estudiantil. Contra los aprietes y la persecución al centro de estudiantes, a las organizaciones estudiantiles y a los estudiantes independientes.

¡Rebelión Educativa para derrotar al gobierno!

Sofi Awqay, Sol Mac de Tinta Roja

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 432

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion