Sergio Gómez es un trabajador, chofer de la línea 41, de la empresa Azul S.A.T.A.,  que fue despedido arbitrariamente, sin ninguna causa ni explicación.

Este martes 14 se han cumplido dos semanas desde que Sergio decidió encadenarse y realizar un acampe frente a la terminal cabecera ubicada en Carapachay (Zona Norte de GBA), como medida de lucha ante la no respuesta de la patronal ni otros organismos frente a su exigencia por la reincorporación a su puesto de trabajo.

Desde el Nuevo MAS nos solidarizamos con su lucha desde el primer momento y nos encontramos brindando nuestro apoyo para que Sergio gane esta pelea.

La semana pasada, además, comenzó una huelga de hambre al profundizarse la hostilidad de la patronal que “se niega a negociar bajo presión”, junto a la complicidad y total abandono del cuerpo de delegados y la indiferencia de la UTA, que lejos de solidarizarse, más bien le piden “por abajo” que abandone el acampe y la lucha, que arregle por dinero y algún otro beneficio, siendo por esto los voceros oficiales de toda una campaña sucia y cobarde que intenta desprestigiar su nombre.

En sintonía con esta neglicencia y traición, al despido se lo intentó atenuar a través del Artículo 245 de la Ley de Contrato de Trabajo,  que contempla montos preexistentes para indemnizaciones por despidos arbitrarios, es decir “te despido, te pago, listo”.

Pero, la realidad, es que el intento de desvincular a Sergio tiene otros motivos políticos mucho más profundos, y no se trata simplemente de un despido al azar.

La patronal de la 41 en complicidad con sus delegados y la burocracia de la UTA persiguen, atacan y despiden a trabajadores y luchadores

El panorama nacional que brinda la gestión anti obrera de Macri nos demuestra que a lo largo y ancho del país los de abajo somos atacados por diferentes flancos, y que cada ofensiva de Cambiemos va en detrimento de nuestra calidad de vida; este es el caso de los últimos aumentos en los servicios, como el combustible, electricidad, alquileres y peaje, plan de ajuste y de empobrecimiento del salario que se acopla al creciente número de despidos y suspensiones, cierres de fábricas, flexibilización de jornadas laborales, crecimiento del empleo tercerizado, etcétera.

En paralelo, ante cada uno de estos ataques, inevitablemente crece el descontento popular y muchos trabajadores simpatizan cada vez más con la idea de llevar a cabo medidas para pararle la mano a Macri y, en lo inmediato, a quiénes le abren la cancha, garantizando paritarias a la baja, condiciones laborales paupérrimas y la inmovilidad de los trabajadores para que la patronal realice su alianza con Cambiemos sin problemas. En otras palabras, los trabajadores no están dispuestos a dejarse pasar por encima, y comienzan a mirar con desagrado y a cuestionar la burocracia sindical que nada hace por llamar a asambleas en los puestos de trabajo ni mucho menos ni por error se le ocurre llamar a un paro nacional para organizar la fuerza de los trabajadores.

Comienza a surgir una nueva experiencia para los trabajadores que se quieren organizar

Este es el caso de Sergio, un trabajador de conducta intachable en sus años al volante, que recorrió todos los turnos y jornadas rotativas que ordena hacer la patronal para arruinar el cuerpo de los choferes y que no tengan vida, que como tantos otros tuvo que hacer horas extras en negro y aceptar las monedas que le den sin cuestionar nada.

La única diferencia es que, cansado de esta situación,  Sergio decidió apoyar públicamente a través de la prensa y difusión a una lista independiente, opositora a la oficial, que perdió las últimas elecciones por menos de 20 votos y que, antes, durante y posteriormente sufrió amenazas públicas por parte de la burocracia al mejor modo persecutorio.

El resto de la historia ya la conocemos, y el mensaje de miedo que intentan dar los carneros de la patronal es claro: si te organizás o si te quejás, te rajamos.

Unidad de los de abajo para torcerle el brazo a la patronal

Actualmente,  Sergio sigue de pie, y recibe el apoyo de sus compañeros y otras organizaciones, aunque dentro de la empresa, los delegados siguen operando con la misma lógica y campaña de miedo, amedrentando a cualquiera que siquiera le acerque el saludo y advirtiendo sobre lo peligroso que puede resultar ello para sus puestos de trabajo.

Y no es la primera vez, la burocracia y la patronal re podrida tienen experiencia despidiendo indiscriminadamente. Hace poco más de un año despidieron a mansalva a más de 30 trabajadores, entre ellos activistas que con la organización y la lucha lograron la reincorporación de un compañero que había sido despedido en los mismos términos que Sergio y que con dicha ofensiva re instauró su gestión del miedo y la persecución.

La lucha que hoy lleva adelante nos demuestra que esa experiencia ha dejado sus enseñanzas y ha hechado raíces en la conciencia de los compañeros que no se van a dejar intimidar, que se plantan ante las injusticias laborales, y que la primera de sus luchas como es este caso, no es arreglar un monto de dinero ni tranzar con nadie sino trabajar en condiciones dignas y reivindicar la organización independiente de los trabajadores.

Sergio sigue luchando por la reincorporación

Para torcerle el brazo a la patronal se necesita que cada día seamos más los que acerquemos a diario nuestro apoyo y solidaridad al acampe y todas las medidas que se lleven adelante. Es necesaria la mayor unidad desde el movimiento de trabajadores, las mujeres y la juventud para pararle la mano a estos ataques antiobreros de Macri, la patronal y sus secuaces, a sius campañas sucias de calumnias y mentiras y a cualquier amenaza o movida patoteril.

En este sentido, desde el Nuevo MAS y Las Rojas hemos propuesto movilizar, además, con un fondo de lucha a la UNSaM dentro de una necesaria campaña de difusión del conflicto y para solventar los gastos económicos que conlleva esta situación, así como participaremos de una pintada frente a la terminal.

Seguimos a completa disposición de esta lucha hasta el final

Este viernes 17 de febrero a las 18.30hs. se convoca a una manifestación y plenario frente a la cabecera de la empresa en Carapachay sobre Ingeniero Silveyras para visibilizar el conflicto y que se escuche en todas partes que hasta la reincorporación de Sergio no vamos a parar.

Si gana Sergio, ganamos todos.

Reincorporación de Sergio Gómez a su puesto de trabajo!

Basta de despidos persecutorios!

Los delegados y la burocracia son cómplices!

Hace falta un paro general ya para pararle la mano a Macri!

Erik y Gonzalo Zona Norte

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 430


    ► Todas las notas




    ► Leer Online



    ► Descargar PDF

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion