Temas: ,

Balance de la toma del Pabellón Argentina en la Universidad Nacional de Córdoba –

El pasado 19 de noviembre los estudiantes de la UNC logramos pararle la mano al actual rector, Hugo Juri, (ex ministro de educación de educación de De La Rúa y actualmente alineado con la franja morada y el macrismo universitario).

La reforma logro impedirse gracias a la toma del pabellón Argentina, lugar donde sesionaría la Asamblea Universitaria (el órgano máximo de tomas de decisión en la universidad). Si bien el rectorado se lleno la boca hablando de una reforma del 18, su propuesta significa un grave ataque a todas las conquistas del 18 y a la educación pública. En el plano político busco integrar al consejo superior a los miembros del consejo social consultivo lo cual significaría darle voz y voto en la toma de decisiones de la UNC a empresas privadas, a miembros de la burocracia sindical, como Monserrat, quien es tristemente conocido traicionar de manera sistemática a las bases de su gremio, la UEPC (docentes de escuelas públicas de Córdoba). Por otro lado también buscaba darle un tinte progresista a su proyecto  aprobando la elección directa de autoridades unipersonales, pero ocultando el hecho de que el voto seria con “ponderación simple por claustros”, es decir, que los votos de todos no valdrían lo mismo ya que los votos de los docentes equivaldrían al 50% del resultado de la elección y el 50% restante se repartiría de forma desigual entre estudiantes, egresados y no docentes. Por lo cual los resultados electorales no representarían la voluntad de las mayorías sino que la elección quedaría en manos de unas pocas personas, de unas camarillas docentes. Se nos permitiría votar pero se nos prohibiría decidir.

Sin embargo, no debemos olvidar que la reforma política, viene acompañada de reformas académicas que profundizarían la mercantilización de la educación poniéndola al servicio de las empresas y el mercado a través de la aplicación masiva de un sistema de créditos y de la aplicación del proyecto compromiso social estudiantil.

Es importante señalar que el macrismo busca extender esta reforma a nivel nacional poniéndose a tono con su política de destruir la educación pública en el país. Politica que ya ha comenzado a implementar con la puesta en marcha del operativo “aprender 2016” y con el recorte al presupuesto en ciencia y técnica. La UNC era el conejo de indias de este paquete de reformas y pudimos impedirlo gracias a la lucha y la unidad de acción con otros sectores con los cuales si bien tenemos importantes diferencias logramos impedir la asamblea.

La toma fue el resultado de un importante proceso de lucha en el cual se realizaron plenarios, asambleas interclaustros e interfacultades, se interrumpió una asamblea del consejo superior, etc. El detonante de esta acción (la toma) fue el intento del rectorado de vallar el pabellón Argentina dos días antes de realizarse la asamblea universitaria y cuando debía realizarse una nueva asamblea interclaustros e interfacultades, que no pudo realizarse ya que miembros de La Bisagra (el kirchnerismo) y La Mella (que en Córdoba no es más que una sucursal de La Bisagra) decidieron tomar el pabellón a sin consultarlo con dicha asamblea la cual debió reunirse más tarde, una vez tomado el pabellón. Desde un principio La Bisagra y La Mella intentaron imponerse desde arriba como dirección de la toma y se auto designaron como miembros de una comisión de seguridad. Sin embargo esto no debe opacar la actuación de la izquierda que logro obligarlos a realizar más de una asamblea y tuvo una participación activa a lo largo de toda la toma, logro agrupar a cientos de estudiantes con sus posiciones y además gracias al frente de izquierdas “La Trinchera” logramos coordinar acciones con otras agrupaciones como CAUCE, El Eco, La Urdimbre, etc.

El  ultimo día de la toma, cuando se impidió la asamblea universitaria, La Bisagra y La Mella mandaron a espaldas de la asamblea a sus representantes para negociar con Juri.  Con quien pactaron una mesa de negociación para el martes 22 de diciembre y al ser mayoría lograron imponerse en la asamblea donde consiguieron levantar la toma, que era el único elemento de presión que teníamos para negociar con el rectorado y peor aun lograron imponer que en la mesa de negociación solo participaran un militante de La Bisagra, uno de La Mella y dos “independientes” kirchneristas, lo cual se debió en gran parte a la ausencia del fit que se encontraba en su acto de Atlanta.

EL ROL BUROCRATICO DE LA BISAGRA Y LA MELLA

La burocracia estudiantil de la bisagra y la mella (el kirchnerismo y Patria Grande) busco hasta el último minuto lograr, por arriba, un acuerdo con Juri y solo recurrieron a la lucha ante la imposibilidad de lograrlo. El objetivo con el que buscaron evitar la asamblea fue garantizar que la elección directa no fuese con ponderación simple sino doble, es decir, que se mantenga la ponderación por claustros pero que además se pondere por facultades, para que los votos de las facultades mas chicas (las cuales ellos lideran) valgan mas que el de aquellas facultades mas  grandes donde gana el actual oficialismo. Esta posición es nefasta ya que  no elimina los problema que plantea la ponderación simple sino que los empeora y solo es una estrategia para lograr mantenerse en los puestos de poder de la UNC.

Además no podemos dejar de criticar que al ser ajenos a todo tipo de luchas (tanto La Bisagra como La Mella) en todo momento intentaron planchar al movimiento estudiantil lo cual se vio plasmado en el levantamiento de la toma que no solo era nuestro único elemento de presión sino que también era el único elemento dinamico para movilizar al estudiantado en una época en donde ya casi no se cursa y las aulas están vacías. Razón por la cual el pasado martes 22 en la mesa de negociaciones con el rector, este último no cedió en las exigencias de posponer la asamblea hasta el año próximo y al parecer la convocara nuevamente en diciembre.

LAS IMPOSTURAS DEL FIT

Desde las primeras instancias de la lucha el frente de izquierda se ha convertido mas en un obstáculo que en un aliado valorable, lo cual se vio ya en el primer plenario de La Trinchera donde el PTS aseguro que dicho frente era solo electoralista y que no debíamos interrumpir la asamblea universitaria debido a que también participarían La Bisagra y La Mella. Siguiendo a tono con esta política el FIT, con PTS a la cabeza, el día de la toma planteo desconocerla y sacar un comunicado en contra de la misma, lo cual hubiese debilitado a toda la izquierda de conjunto ya que la hubiesen excluido de la principal lucha estudiantil que se dio a lo largo del año y desconoce a uno de los principales métodos de lucha del estudiantado que es la toma y que de no haberse realizado nos hubiese pasado la reforma por encima.

Por último no podemos dejar de hacer notar que el 19 de noviembre, día en que iba a realizarse la asamblea universitaria y ultimo día de la toma, ellos priorizaron el asistir al acto de Atlanta dejando a la izquierda y al activismo en una posición de suma debilidad en la última asamblea, siendo en parte responsables de las conquistas de la burocracia. Esto último es una clara muestra del actual funcionamiento del FIT, quien en lugar de servir como un referente en las luchas, las estorba y divide priorizando en todo momento lo electoralista.

Sin embargo, gracias a la pelea dada por el Ya Basta y otras organizaciones de la Trinchera, la izquierda logro convertirse en un bloque con cientos de estudiantes independientes que le dieron batalla a las maniobras de la burocracia estudiantil.

Ya basta UNC

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb