Temas: ,

 

¡Si los despedidos no entran, los gerentes tampoco!

 

Reproducimos un relato de uno de los trabajadores del Rioplatense en el marco del conflicto que tienen en su frigorífico. Le preguntamos sobre los hechos de los que fueron protagonistas estos últimos días y sobre los próximos pasos. Un relato plagado de elementos sobre la fuerza de nuestra clase, las muestras de solidaridad de los trabajadores, los métodos históricos de nuestra clase y cómo las experiencias de lucha cambian la cabeza de los compañeros.

“Todo se desata el martes (8/11, en el marco de una conciliación obligatoria por paritarias). Se le amontonaron las media res en un sector y, provocativamente, el encargado lo insulta a un trabajador de faena, le dice borracho, drogadicto y otras cosas. Es algo que es común. Siempre nos bancamos ese maltrato adentro, provocaciones constantes. Pero esta vez no se aguantó. Justo pasa uno de los delegados y de una paró todo defendiendo al trabajador. El encargado le respondía que ‘yo puedo hacer lo que quiero’. Y se para toda la faena. Esperamos la contestación del gerente y nunca se presentó a dar respuesta. El miércoles volvimos, hicimos asamblea, y los trabajadores de faena no querían trabajar, querían una respuesta de la patronal sobre el encargado que siempre provoca a los laburantes. Pero nadie se presenta.

“El día jueves, una vez vencida la conciliación, el sindicato llama al paro del gremio por paritarias. Y a las 16 hs se firman las paritarias: un 8% ahora, $600 hasta diciembre no remunerativo y $1.100 hasta marzo no remunerativo (el gremio ya había cerrado paritaria por 6 meses en 3 cuotas de 8%).

“El viernes nos presentamos a trabajar sin ninguna contestación sobre el encargado pero los trabajadores de faena no querían trabajar sin tener respuesta sobre eso. La única respuesta de la patronal era: ‘Es mí frigorífico, no de uds. No les voy a poner el encargado que uds. quieran. Esta pelea va a ser política porque uds. no pueden decidir cómo se organizan las cosas acá’. Así que se vuelve a hacer el paro.

“Ese mismo día a la tarde nos enteramos que la patronal iba a traer gente para carnerear de otros lados. Estábamos en la puerta, bloqueando los portones para evitarlo cuando llegan trabajadores de otros frigoríficos en dos micros y al ver que estábamos en conflicto no entraron a trabajar. Se solidarizaron con nosotros. Eran muchos trabajadores de Finexcor que venían de dar una pelea en su frigorífico y a quienes también apoyamos en su momento. Nos conocían a los trabajadores del Rioplatense y a la interna. No había forma de que carnereen.

“Pero quedaba un micro dando vueltas todavía. No eran trabajadores de frigoríficos, eran gente que llevaron para agitarla nomás y la hicieron entrar por el campo, por atrás. Entran, se sientan en la mesa del comedor. Llega Constantini y le dice al encargado que les entregue los cuchillos para faenar. Y los flacos les responden: ‘no, nosotros no sabemos manejar cuchillos, uds. nos trajeron para trabajar de operarios, no para manejar cuchillos’. Así que se les quedaron ahí, le comieron todo el comedor y golpeaban las mesas agitando por cobrar los $3.000 que les habían prometido porque sino no se iban. Así que Constantini tuvo que pagarle a los 40 para que se vayan sin trabajar.

“Con el correr de las horas, nos enteramos que la patronal despedía a 32 trabajadores, con el argumento de que habían roto la conciliación. Hoy (lunes 14/11) vinimos todos al frigorífico. Ya no sólo faena, los delegados y los más activistas. Era todo el frigorífico. Hicimos asamblea y resolvimos, por unanimidad, que si no entrábamos todos, seguíamos con la medida de fuerza. Y quisieron entrar los gerentes en auto y un compañero se para enfrente, hace frenar el auto y le grita: ‘si los despedidos no entran, uds. tampoco’, y se paró el flaco que medía como dos metros y no los dejó pasar y ahí llegaron los delegados y se pusieron atrás. Y no entraron hasta que no vinieron los del Ministerio. Una hora después cae el Ministerio de Trabajo y se firma la conciliación por 20 días. Y entramos todos, los despedidos encabezando.

“Ahora tenemos que organizarnos, formarnos, estar unidos entre todos para estar preparados para cuando termine la conciliación y salir a pelearla en caso de que la patronal siga con la ofensiva de despidos. Hay que seguir unidos, estar atentos a la maniobra de que la patronal pretenda reincorporar a un sector de los despedidos y dejar en la calle a los más activistas. Hay que pensar que Constantini viene amenazando con despidos hace tiempo porque pretende meter cambios en la producción para aumentar los ritmos de trabajo y sacar más producción con menos gente. Tenemos que estar alertas, también, de que a la patronal le vino de diez la conciliación. Porque puede sacar la producción, que estaba desesperada por mandar a Carrefour, y patea todo para dentro de un mes que se vienen las fiestas, y especulan con que en las fiestas nadie va a mover un pelo. Por eso también seguir con la exigencia a la burocracia de Molina (secretario general) que llame a paro general del gremio en defensa de los puestos de trabajo mientras seguimos difundiendo el conflicto a los trabajadores del gremio buscando la unidad por abajo. Pasaron cosas hermosas de solidaridad, con los de Finexcor, que todos los trabajadores se planten hoy si no entrábamos todos, eso hay que profundizar.”

Corresponsal Nuevo MAS en Pacheco

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb