Del 13 al 16 de septiembre se realizaron las elecciones de Centro de Estudiantes y de claustro estudiantil del co-gobierno de la UNQui. Esta se llevó a cabo en el marco de un avance de la gestión, que viene profundizando la despolitización de la Universidad,imponiendo la veda a 5 cuadras a la redonda, sin poder repartir materiales ni debatir política. Se suma a esto un conjunto de actividades en simultaneo para ocultar y hacer que las elecciones estudiantiles pasen lo más desapercibidas posibles, dejando poco marco para el debate y la participación. Esto es algo de esperar de una gestión que a pesar de seguir con el discurso nacional y popular de inclusión y defensa de la educación pública, viene aplicando el ajuste sobre los estudiantes y este año prepara el cambio de rectorpor un candidato radical más acorde a los planes del macrismo.

Lamentablemente, la dirección del centro de estudiantes (HagamosLo Imposible- COB La Brecha + ElTúnel) se adaptan a esta situación sin enfrentarse ni sacar un milímetro los pies del plato, dejando así que se fortalezcan las agrupaciones más conservadoras y afines a la gestión como Alianza Universitaria, la Cámpora y Franja Morada.

Una elección inclinada a la derecha

Este es un año particular en el cual el gobierno de Macri viene atacando los derechos y conquistas de todos los sectores en lucha. Durante el primer cuatrimestre, el movimiento estudiantil se puso de pie y salió a enfrentarlo con asambleas, clases públicas y las movilizaciones de todos los sectores de la educación por el presupuesto, el salario docente y el boleto educativo gratuito.

El impasse producido después de la inmensa movilización a Plaza de Mayo del 12 de mayo y el acuerdo salarial de los docentes universitarios, generó un debate en las organizaciones de izquierda alrededor de cómo retomar y organizar la lucha para enfrentar al gobierno y la gestión que vacía la educación pública. En este marco donde se evitó el debate y no se profundizo la pelea contra el gobierno de Macri se fortalecieron los aparatos y las agrupaciones de la gestión.

Porque si bien las posiciones electorales de los frentes y las corrientes no variaron en relación a otros años, hay modificaciones y transferencias de votos que es importante que sean asimiladas y comprendidas.

En las elecciones del CECSEA (Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales, Economía y Administración), a pesar de mantener la conducción el frente entre HLI + El Túnel, se expresó un retroceso de un 9 % (de 40% a 31%) en relación al año anterior. Esta pérdida fue capitalizada, por un lado, porla FUJA (Alianza Universitaria+ La Cámpora), quienes avanzaron un 2%, a pesar de haber sufrido la ruptura de un sector que fue con el PC, y de mostrar un cúmulo militante sensiblementeinferior al de otros años. Por otro lado, quien recogió parte de esos votos fue la flamante Franja Morada, quien siendo la primera vez que se presenta se llevó el otro 7 %.

En el Consejo Superior, la primera fuerza fue Alianza Universitaria con una diferencia de 300 votos sobre el segundo.

La realidad va para un lado, el FIT para el otro

El otro dato es el papel lamentable que llevo a cabo La Izquierda al Frente (PTS, PO, PSTU e IS)que fue incapaz de mostrarse como una alternativa de conjunto.Por el contrario, hicieron una campaña propagandista y de autoconsumo, militando por Del Caño y la Izquierda Diario, y con la política sectaria del PO de no nombrar al gobierno de Macri.

Esto es un problema que desde el Ya Basta! marcamos en las discusiones para realizar el frente, ya que nos parece criminal que en un año donde la izquierda puede ser una alternativa para organizar a los estudiantes planteando la necesidad de luchar en las calles de conjunto con todos los sectores de trabajadores, del movimiento de mujeres, los organismos de derechos humanos y todos los que quieran pararle la mano al ataque del macrismo, el FIT, dirigido por la política sectaria del PO, no logra ser una alternativa ante la pasividad de la actual conducción y el avance de los sectores más conservadores. Esto se expresó en una pérdida de casi un 4 % de los votos (del 21% al 17,5%).

Repetimos: si bien no hubo variaciones en el “ranking” de posiciones, es muy sintomático que las únicas fuerzas que perdieron votos sean la actual conducción y la Izquierda al Frente, y que, peor aún, ello haya sido así en pos del fortalecimiento de las corrientes de la gestión. En este sentido, por su pasividad, o por mirarse el propio ombligo, la mayoría de la izquierda demuestra no ser una alternativa eficaz. Esta elección es un llamado de atención en ese sentido.

Creemos que es necesario sacar todas las conclusiones del caso. En primer lugar, es ineludible parar el avance de la gestión sobre los espacios de organización de los estudiantes. En segundo lugar, es una obligación señalar a los responsables de la situación por la cual atraviesa el movimiento estudiantil, el gobierno de Macri y la gestión (de Lozano o de Villar) aplicadora del ajuste en la educación. Para todo esto, la tarea de primer orden es poner en pie la organización estudiantil.

Nuestro balance

Nuestra agrupación se presentópor tercer año consecutivo a elecciones, siempre con el objetivo de poder responder a las necesidades objetivas del movimiento estudiantil, manteniendo la independencia de clase pero construyendo una alternativa que sirva para organizarnos y luchar por nuestras reivindicaciones y el tipo de educación que queremos. En ese sentido, este año dimos la pelea para realizar un frente que nuclee a la izquierda contra el gobierno de Macri, contra el vaciamiento y el ajuste que aplica la gestión y que organice a los estudiantes para cuestionar el gobierno antidemocrático de la Universidad que prepara el cambio de rector para profundizar el plan de Macri hacia la educación. Ante la política sectaria y autoproclamatoria del FIT, construimos nuestra propia lista y llegamos a cientos de estudiantes con una campaña política que consiguió el 3 % al CECSEA y un 2,5 % al Consejo Superior, evitando de esta manera que la izquierda profundice la pérdida de su caudal de votos. Son 100 votos que expresan un  piso mínimo a partir del cual proyectar nuestra organización y que demuestran la existencia de un espacio para construir una alternativa que exprese los problemas del movimiento estudiantil y la necesidad de organizarnos de conjunto y en la más amplia unidad de acción con todos los sectores que enfrentan al macrismo en las calles.

Vamos por la democratizaciónde la Universidad

Desde el Ya Basta! también pusimos nuestra campaña al servicio del cuestionamiento del conjunto del co- gobierno universitario, denunciando los intereses de la gestión que gobierna de espaldas a los estudiantes, haciendo arreglos con empresas que se benefician digitando los planes de estudios, con las pasantías y practicas gratuitas, mientras hacemos malabares para poder seguir en la Universidad. Por eso es necesario que ante la Asamblea Universitaria donde se elija al nuevo rector (elección trucha porque ya se sabe que va a ser Villar, que se encuentra ligado al radicalismo directamente afín a los planes de ajuste y privatización del macrismo), nos organicemos para exigir que los estudiantes queremos ser parte de la dirección real de la Universidad ya que nuestros intereses son otros. Queremos una Universidad crítica que nos forme para debatir los problemas de la sociedad y no para trabajar en una empresa, queremos una Universidad al servicio de los trabajadores y los sectores oprimidos de la sociedad y no de los explotadores que lucran con nuestro futuro. Hay que poner en pie asambleas para que se escuche nuestra voz. Sumate a dar esta pelea con nosotros.

 

Ya Basta!- Unqui

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb